México.- El tren México-Toluca proyectado en 20 mil millones en el gobierno de Enrique Peña Nieto, terminará costando 65 mil millones.

El presidente aclara que las obras dejadas por Enrique Peña Nieto terminarán siendo más caras. “Se hacía muchas obras para beneficio de constructoras”.

Ante esta situación, López Obrador aseguró que su gobierno se enfocará en el mantenimiento y el término de estos proyectos, pero que presentará las denuncias correspondientes.

“Vamos a presentar denuncias para no ser nosotros cómplices porque si no lo mencionamos sería una omisión si no actuamos y la estancia correspondiente va a decidir”, dijo el mandatario en conferencia de prensa.

Sobre el Tren de Guadalajara, otra obra inconclusa, el presidente explicó que aunque estuvo apunto de inaugurarse cuando inició su administración pidió un informe sobre el estatus de la ora y descubrió que aún tendría que inyectarse una fuerte inversión.

“Estuvieron a punto de inaugurarlo se autorizaron para este año mil millones de pesos pero cuando pedí el reporte de cuánto se requiere para terminarlo, me están planteando que se requieren 3 mil millones de pesos para terminar el fin de año.”