México.- Fiel a la costumbre en la Cámara de Diputados, entre aplausos, gritos y consignas, donde destacó la celebración de los panistas ante la devolución de la Reforma Educativa por parte del Senado, y al grito de: ¡No cayó, no cayó, la reforma no cayó! y ¡Senado, valiente frenaron a la CNTE!, concluyó el segundo período ordinario de sesiones del primer año legislativo de la 64 Legislatura.

Minutos después de la media noche, el presidente de la Mesa Directiva, Porfirio Muñoz Ledo dio por clausurados los trabajos de este segundo periodo ordinario, donde reconoció los momentos ásperos que se vivieron, pero destacó los logros alcanzados y consensos alcanzados entre todos los grupos parlamentarios.

“Hemos llegado al momento culminante del segundo periodo ordinario de sesiones del primer año de las 64 Legislatura, este ha sido un esfuerzo intenso y templado, áspero por momentos y hasta olvidadizo por otros, pero con una sed compartida de transformación institucional; hay hoy más democracia que ayer, y esperamos también que mayores libertades”, afirmó.

Sobre los logros del trabajo parlamentario destacó el impulso de lo que llamó una reingeniería institucional al reducir las comisiones ordinarias de 56 a 46, así como las estructuras administrativas en más de un 30 por ciento y la disminución de los ´presupuestos y gastos de la Cámara en más de 1.6 mil millones de pesos, además de la desaparición de las comisiones especiales, entre otras cosas.

Sobre las reformas aprobadas destacó la Ley de Remuneraciones de los Servidores Públicos, la Ley de la Fiscalía General de la República, el Presupuesto de Egresos de la Federación con una visión de austeridad y justicia, la Reforma constitucional para la creación de la Guardia Nacional, la Reforma al artículo 19 constitucional en materia de prisión preventiva oficiosa, reforma laboral, entre otros.

“Este es el resultado de muy amplias decisiones políticas que pusieron, además, en ejercicio la institución del parlamento abierto, por mi parte solo me queda agradecerles sus contribuciones y responder a mi modesto empeño por dirigir las sesiones como a ley me lo ordena  (…) En este cargo, no he ejercido mis funciones respondiendo a ninguna militancia política”, concluyó el presidente de la Cámara quien fue reconocido por el pleno camaral quienes al unísono comenzaron a gritar: ¡Porfirio, Porfirio, Porfirio! Posteriormente declaró formalmente terminados los trabajos de este segundo período ordinario de sesiones, para enseguida entonar el Himno Nacional.