México.- Un perro se convirtió en la “niñera” de una jirafa enferma en el Orfanato para Rinocerontes de la provincia de Limpopo en Sudáfrica.

La jirafa bebé fue hallada el 15 de noviembre, luego de que su madre la abandonara, sin embargo, un perrito se convirtió en su amigo.

El ejemplar fue tratado por deshidratación y debilidad, además de que presentaba un problema en el ojo derecho.

La pequeña jirafa fue nombrada ‘Jazz‘ y estuvo en estado de coma durante al menos 18 horas antes de presentar mejorías.

“Nuestro perro anti-caza y de seguridad, Hunter se ha volcado con la Pequeña jirafa y ha reclamado su propiedad. Se queda en la habitación todo el día con Jazz y los cuidadores y no permite que su hermano Duke (otro pastor belga) se acerque. Tan preocupado estaba Hunter por Jazz que cuando estaba en coma él mismo no quería comer”, aseguran los cuidadores.

Sin duda esta es una amistad inusual pero que ha beneficiado al bienestar de la jirafa bebé.