Ciudad de México.- Por un “recorte presupuestal”, al menos ocho perros policías presentan graves problemas de salud por desnutrición y deshidratación, y de los cuales dos de ellos han recibido condecoraciones por su trabajo, esto en el municipio de Silao, Guanajuato.

Estos perros están adscritos a la unidad canina K-9, y de acuerdo con un reporte ciudadano que se hizo mediante redes sociales, obligó a regidores atender el tema.

La edil de ese municipio, Guadalupe Espinoza Corral denunció el recorte que ordenó el tesorero, Rodolfo Guerrero Durán, a la partida de la alimentación de los canes policías.

Por lo que al conocer la condición de salud de los perros fueron trasladados de emergencia a una clínica veterinaria, en donde valoraron su condición de salud, la cual es grave.

Los animales presentan dificultad para respirar, no pueden permanecer de pie y por lo tanto tampoco caminan.

El médico veterinario, Marcos Rocha Ramírez confirmó que los perros están postrados por la falta de una alimentación adecuada, y es que el alimento que recibían costada mil 25 pesos el costal, pero les fue cambiado por uno que no tiene valor nutricional, que son croquetas a granel y cuyo precio oscila entre los 11 pesos el kilogramo.

Ante la condición de salud de los perros policías, la regidora Espinoza Corral inició una investigación, que irá en contra del propio tesorero y el titular de la Policía de Silao, Adolfo Salazar López.

Organizaciones defensoras de los derechos animales alistan acciones de protesta esté miércoles en dicho municipio de Guanajuato.