México.- La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) aseguró que las operaciones del programa “Producción para el Bienestar" no se han interrumpido, pese a la contingencia por coronavirus que se vive en el país, por lo que hasta el pasado 31 de marzo se entregaron apoyos a 511 mil 567 productores de maíz, frijol, trigo, arroz, amaranto, chía y demás granos, así como de café y caña.

A través de un comunicado, el subsecretario de Autosuficiencia Alimentaria, Víctor Suárez Carrera, señaló que hasta el momento, se han entregado dos mil 120 millones nueve mil 752 de pesos en apoyos y se prevé alcanzar un avance de 82 por ciento del total, al mes de junio.

Explicó que los apoyos que se estarán dispersando entre abril y junio están los dirigidos a 240 mil productores de pueblos originarios, para lo que se contará con elapoyo del Instituto Nacional de Pueblos Indígenas (INPI), principalmente en las tareas de registro y conformación de expedientes de los beneficiarios.

“La expectativa del programa para abril-junio es tener al cierre de ese periodo un acumulado de dispersión de apoyos a favor de un millón 900 mil productores, con un recurso aplicado de poco más de nueve mil millones de pesos, esto es, 82 por ciento de avance respecto del presupuesto total del programa para 2020, que es de 11 mil millones de pesos, aseveró. Dijo que el programa es parte fundamental del compromiso gubernamental de garantizar el abasto alimentario para el país.

En ese sentido, resaltó el hecho de que el programa “Producción para el Bienestar”, concentra al 60 por ciento de sus beneficiarios en el Sur Sureste, región donde se observan los mayores índices de pobreza y marginación, pues la pequeña escala implica predios de hasta cinco hectáreas de temporal y 0.2 de riego; la mediana escala, hasta 20 hectáreas de temporal y hasta cinco hectáreas de riego.

“Los apoyos sirven para que los productores trabajen sus tierras y que coman ellos y sus familias, además de alimentar a la población en general. El gran valor social que significan los campesinos, los pueblos originarios y, en general, los productores del campo, se evidencia una vez más ahora, en medio de esta crisis global, donde los productores trabajan sin tregua”, puntualizó.