Ciudad de México.- Aún cuando el paso de las tormentas tropicales Amanda y Cristobal por Yucatán, dejó pérdidas económicas valuadas en cuatro mil 297 millones de pesos, el Fondo de Desastres Naturales (Fonden), sólo aportó 200 millones de pesos para atender la emergencia.

La suma equivale al 4.65 por ciento de los recursos que se requieren para recuperar el 85 por ciento de los cultivos del estado que resultaron dañados, la mayoría de campesinos que siembran para el auto-consumo, y ocho mil 173 viviendas con afectación total o parcial de población vulnerable.

David León Romero, coordinador nacional de Protección Civil dio a conocer que hasta el momento se han entregado 750 millones de pesos a los estados por parte del Fonden, que este año contó con una bolsa de tres mil 350 millones de pesos.

Destacó que en el caso específico de Yucatán correspondieron 200 millones de pesos, después de la declaratoria de emergencia para 75 municipios del estado, avaladas por la Comisión Nacional del Agua (Conagua).

Explicó que en estos momentos se realiza el cierre de censos de desastre de infraestructura estatal y federal de las 30 declaratorias emitidas en el año, que tendrán que pasar por los comités de participación, por lo que todavía no hay una cifra definitiva.

“Pero particularmente en emergencia una cifra aproximada de 750 millones de pesos y para Yucatán una cifra aproximada de 200 millones de pesos, derivado de las lluvias que recibió por el remanente de Amanda y el paso de Cristobal por su territorio”, detalló.

La principal queja de los alcaldes en Yucatán es que las reglas tan rígidas del Fonden no permitieron que la mayoría de las viviendas mayas que resultaron afectadas, calificaran para recibir apoyos.

Además se pidió al gobierno del estado que solicitara recursos a la Conagua y la Secretaría de Agricultura para atender los daños a los cultivos y la infraestructura hidroagrícola, y la respuesta fue que no tienen recursos debido a los constantes recortes al presupuesto.