La Secretaría de Seguridad Pública (SSP) municipal desplegó un contingente de policías en camionetas y motociclistas para mostrar el Operativo Rehilete que vigila y sanciona a automovilistas que se estacionan en doble fila, pese a lo cual, la práctica no puede erradicarse entre los automovilistas del munipio.

Encabezados por el jefe policiaco, Max Lorenzo Sedano Romano, los agentes recorrieron diferentes puntos de la ciudad, partiendo de las instalaciones de la SSP sin un rumbo determinado.

Sobre la Costera se infraccionó y se le quitó las placas a dos trabajadores del ayuntamiento de las áreas de regiduría y de Capama, además, se levantó una camioneta de redilas del área de Saneamiento Básico.

La operación inició antes de que asumiera el cargo como titular de la SSP aclaró Sedano. Desde entonces, aseguró, agentes municipales, viales, urbanos y turísticos vigilan las calles para evitar que se estacionen en doble fila y estimó que diario se infracciona a un promedio de 200 automovilistas.

Los agentes recorrieron la avenida Diego Hurtado de Mendoza y la calle Nicolás Bravo porque “no hay un punto fijo de traslado, se recorre todas las calles”, dijo.

En el trayecto se observó autos donde no se permite estacionarse como es el caso de la calle Independencia atrás del zócalo, ahí, no se levantó ninguna infracción.

Más adelante, en la calle Ignacio de la Llave (atrás del hotel Oviedo) se retiraron dos placas a coches que estaban estacionados en doble fila. Los usuarios que se percataron de la acción, movieron sus coches pero, a los cinco minutos volvieron a colocarlos.

En la avenida Guinea, se removió las placas a un taxista amarillo y tres camionetas. Las infracciones, dijo, Sedano van desde los 350 pesos como mínimo, hasta 450 “dependiendo del tiempo en que estén estacionados”.

“Comprendo que estén molestos pero debemos a acostumbrarnos”. En la Cuidad de México “ya están a acostumbrados a no estacionarse así, aquí no, (a pesar de que) tenemos un gran parque vehicular en una ciudad tan pequeña”.

Al secretario se le preguntó qué avenida o colonia es en donde más se han levantado infracciones, a lo que respondió que en la zona de la Costera, en donde hay instituciones bancarias y los conocidos “viene viene” ayudan a los automovilistas a estacionarse.

Por ello, adelantó que este miércoles tendrá una reunión con una asociación —de la que no dio nombres pero dijo que engloba a 117 empleados— de trabajadores informales para “regularizar y establecer una línea de trabajo”.

Se proyecta que para los franeleros se les entregue uniformes y vistan “ropas adecuadas” y que exista comunicación con los agentes.

A pesar de la acción, el secretario aceptó que esto no inhibe que se estacione en doble fila. “Es muy problemático pero ya es la propia comunidad que debe comprender que la doble fila nos perjudica a todos”, dijo.