El titular de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT), Gerardo Ruiz Esparza, aseguró que ante los ajustes presupuestales anunciados por el secretario de Hacienda, Luis Videgaray Caso, ningún proyecto de infraestructura se cancelará en Guerrero y que por el contrario, se aumentará la inclusión de la iniciativa privada a través de la asociación público privada.

Dijo que las obras del Plan Nuevo Guerrero, derivado del huracán Ingrid y la tormenta Manuel están “prácticamente terminadas” y que solamente hace falta un puente que se entregará a más tardar en junio de este año.

Acerca de la adeuda que contrajo la Federación con 120 empresas que construlleron las obras tras los daños de los fenómenos naturales, expresó que “a todo mundo se le está pagando, conforme presentan sus acreditaciones”. Entrevistado tras el corte de listón junto al gobernador Héctor Astudillo Flores, a la XV edición de Expo Rail, en Acapulco, dijo que “no va haber dinero para el acortamiento ferroviario, ni para el libramiento de Celaya, ni para el túnel de Manzanillo, pero se harán con inversión privada. Estamos teniendo una visión de cómo no suspenderlas, todas se van a hacer con base de una asociación público privada, y así seguimos en autopistas y en puertos".

En el acto el presidente de la Asociación Mexicana de Ferrocarriles (AMF), José Zozaya, Délano, opinó que “los gobiernos están obligados a impulsar el transporte público eléctrico garantizando la movilidad de las personas” ya que el metro de México “desde hace dos décadas ha padecido un grave deterioro” por la falta mantenimiento a los trenes.

En su discurso, dijo que “el ferrocarril ya mueve 26% de la carga terrestre en el país y se requiere mayor infraestructura para ser competitivos”.