México, EFE.-El gobierno de Estados Unidos seguirá deportando a las personas que intentan ingresar a su territorio irregularmente pese a la pandemia del coronavirus (COVID-19), dijo a EFE una portavoz de la embajada del país norteamericano en El Salvador.

“El gobierno de Estados Unidos sigue adelante con la repatriación de las personas que han sido detenidas mientras intentan ingresar de manera ilegal al país”, señaló la portavoz de prensa de la embajada, Qiana Smith.

Esta declaración fue en respuesta a una pregunta relacionada con los vuelos con personas deportadas tras el anuncio del cierre del aeropuerto internacional salvadoreño San Óscar Arnulfo Romero.

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, ordenó el martes el cierre de las operaciones en el referido aeropuerto como medida de contención del COVID-19, del que aún no se reportan casos confirmados de contagios en el país centroamericano.

Los únicos vuelos permitidos son los de carga y de misiones humanitarios. No obstante, el gobierno salvadoreño no ha aclarado si seguirá recibiendo a las personas deportadas de Estados Unidos.

Varios periodistas consultaron el martes, mediante un grupo oficial de mensajería instantánea de la Presidencia, si se permitiría la llegada de estos vuelos, sin que recibieran una respuesta clara.

De acuerdo con Smith, “todavía hay un gran número de personas que llegan diariamente a la frontera sur de EU”, sin entrar en detalles de las cifras.

“La pandemia mundial causada por el coronavirus ha provocado que varios países trabajen para proteger a sus ciudadanos durante esta emergencia de salud. Estas acciones incluyen aumentar la seguridad fronteriza”, apuntó.

El Instituto Salvadoreño del Migrante (INSAMI) pidió recientemente la cancelación de estos vuelos que, según sus datos, llegan con 150 o 200 personas diarias.

Smith señaló que “12 horas antes del vuelo, las personas que van a ser repatriadas son sometidas a exámenes médicos en EU para poder asegurar que no presenten síntomas relacionados con el coronavirus”.

“Estamos trabajando con nuestros socios en la región para poder administrar de nuevo un examen médico a los ciudadanos repatriados a su llegada antes de ingresar a un refugio de cuarentena”, acotó.

El Salvador posee actualmente 42 “centros de contención”, en los que se encuentran más de mil 920 personas en cuarentena.

La Asamblea Legislativa decretó el domingo un estado de excepción para limitar algunos derechos constitucionales como medida para contener la entrada del virus al país.

El Salvador, junto a Nicaragua y Belice, son los únicos países de Centroamérica que no registran oficialmente casos confirmados de coronavirus.