México.- El Sindicato Petroleros de México (Petromex), que logró su registro apenas el 26 de marzo, disputará la titularidad del Contrato Colectivo del Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana al líder petrolero, Carlos Antonio Romero Deschamps.

"Este es un sindicato diferente y alternativo que está en condiciones de quitar un sindicato que no sirve y a su dirigente. Lo podríamos hacer en cualquier momento que se decida, pero vamos a la madre de todas las batallas, administrar el contrato colectivo, sin pedir dádivas ni favores sexuales”, dijo Luis Zárate Cuevas, fundador del sindicato.

En tanto, el abogado de la organización, Pablo Franco Hernández, dijo que la disputa del Contrato Colectivo será su primera tarea y que la justicia tendrá que hacer su parte en las acusaciones penales que enfrenta Romero Deschamps.

La secretaria general, Yolanda Morales Izquierdo, quien permanecerá en el cargo hasta 2022, aseguró que el nacimiento de la nueva organización gremial “pone fin” al monopolio sindical en el sector petrolero.

Oscar Solorzano Méndez, vocero de Petromex, dijo que hace dos años iniciaron un recorrido por el país y encontraron diversas irregularidades en las distintas secciones sindicales.

"Encontramos abusos sexuales, compañeros desaparecidos, trabajadores que compran sus herramientas para poder trabajar, pago de piso de 12 mil pesos para su ir a plataformas; trabajadores violentados durante 30 años que no conocen el tono de voz del dirigente del STPRM o lo que sucede en Reynosa, un dirigente que vive en Texas y que nadie conoce", dijo.

Luis Zárate Cuevas, fundador del sindicato, dijo que impulsarán una campaña nacional de afiliación para que los trabajadores petroleros se sumen al sindicato.

El líder dijo que cuando recorrieron el país en busca de apoyo encontraron numerosas irregularidades, entre ellas la venta de plazas, la represión a la disidencia e incluso abusos sexuales.

"Había secciones que ni siquiera sabían que había disidentes en su sindicato; encontramos venta de plazas y represión. Aquí no se permitirán esas prácticas. Era necesario no sólo otro sindicato, sino de crear otra forma la de servir a los trabajadores. Se acabaron 80 años de monopolio sindical", aseguró uno de los fundadores del sindicato.