Un grupo de antimotines de la Policía Federal desalojó a maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en Tuxtla Gutiérrez, Chiapas, cuando intentaban bloquear una avenida a la altura de la central de abastos en rechazo a la reforma educativa.

De acuerdo con medios de información locales, los efectivos dispararon gas lacrimógeno a la comitiva del magisterio disidente, quienes también tomarían algunas oficinas de gobierno, como parte de las acciones que iniciaron desde hace casi dos semanas a nivel nacional.

Horas antes, José Luis Escobar, integrante del Comité Ejecutivo de la Sección 7 de la CNTE en Chiapas, había informado de alistar una marcha caravana motorizada hasta la Ciudad de México.

En entrevista con Radio Fórmula, el líder magisterial había también señalado que en el trayecto de la caravana pedirían la integración de docentes disidentes de los estados de Oaxaca y de Veracruz.

“En Chiapas estamos trabajando la posibilidad de salir en una marcha caravana motorizada, impulsándolo al máximo, ya nos queda claro que no podemos ir unos cuantos (…) pasar por los compañeros de Oaxaca y Veracruz y llegar a la Ciudad de México de manera multitudinaria para posicionarnos otra vez en un plantón indefinido porque esta lucha va para largo”, advirtió.

De acuerdo con Escobar, en Chiapas no hay un solo plantel, de las 20 mil escuelas, abierto por el paro magisterial.