Comité de familiares y amigos de secuestrados, desaparecidos y asesinados en Guerrero y el Taller de Desarrollo Comunitario pidieron al fiscal General del Estado de Guerrero, Miguel Ángel Godínez Muñoz, que no se inhume ningún cuerpo sin habérsele practicado el estudio de identidad correspondiente, esto debido a que los restos que se han encontrado se les envía a la fosa común sin estudios de ADN.

En un oficio enviado al fiscal y firmado por los integrantes de las dos organizaciones, señalan su preocupación de que los cuerpos sean enviados a la fosa común sin que se les practiquen estudios de ADN y antropométricos, para el registro de su identidad y puedan ser cotejados con la base de datos que existe en la Unidad de Búsqueda de personas ausentes y desaparecidas de la PGR, con los familiares de víctimas que buscan verdad y justicia para sus seres queridos en todo el país.

Por ese motivo, dicen en el documento, solicitan que se informe debidamente y de manera pública de esta situación, así como el resultado del debido cotejo y no se inhume ningún cuerpo sin habérsele practicado el estudio de identidad correspondiente de los cuerpos que se hallan y se hallen en el futuro en las fosas clandestinas.

Además de pedir el acceso a familiares de víctimas del Comité, como a todos los familiares interesados, así como un trato digno y humanitario a dichos cadáveres y que sean manejados de manera responsable y de acuerdo a los estándares internacionales de antropología forense.

El oficio al fiscal de Guerrero fue motivado por notas periodísticas en torno a que los restos que se encuentran en las morgues, sin ser reclamados, se envían a la fosa común sin que se les practique ningún tipo de estudio.