Ciudad de México.-La Audiencia de Barcelona juzga desde este lunes a dos acusados de violar en grupo a una menor de 14 años en la localidad barcelonesa de Pineda de Mar y de difundir posteriormente las imágenes de la agresión.

La Fiscalía pide 164 años de cárcel para uno de los procesados y 149 para el segundo, por considerarlos autores de dos delitos de agresión sexual, nueve de cooperación necesaria para la agresión sexual y uno de utilización de menor para la elaboración de pornografía infantil.

Los hechos referidos en el juicio tuvieron lugar el 22 de marzo del 2018, y en ellos habrían participado al menos 10 jóvenes, entre los que se encuentran los dos acusados y otros dos menores que están siendo juzgados en un proceso paralelo.

La agresión fue perpetrada en un inmueble abandonado al que no se podía acceder en vehículo. Según la acusación, los jóvenes llevaron allí por la fuerza a la menor y la violaron por turnos, aprovechando lo que la Fiscalía ha descrito como una situación de "temor, sometimiento y total indefensión". Los violadores se dispersaron al escuchar en la zona la sirena de una patrulla policial, dejando sola a la menor en la casa abandonada.

Difusión de los hechos y graves secuelas

Además, los acusados grabaron la agresión con sus teléfonos móviles, generando tanto videos como fotos, que posteriormente difundieron en las redes sociales. Uno de ellos llegó a colgar en la misma fecha de la violación uno de los videos en Instagram, que la propia red social retiró debido a su contenido explícito y violento.

Tanto la agresión como la posterior difusión de las imágenes han causado un grave trastorno a la víctima, que desde entonces ha sufrido estrés postraumático, periodos de autolesiones y varios intentos de fuga de su domicilio.

La Fiscalía también propone que los dos acusados en este juicio indemnicen de manera conjunta a la víctima con un millón de euros por el perjuicio moral causado, así como por las graves secuelas producidas.


Con información de Actualidad RT