El presidente de la Confederación de Cámaras Industriales y Empresariales del estado de Guerrero (Concamingro), Julián Uriostegui Carbajal llamó a que los empresarios no caigan en “el amarillismo” y la “desinformación”.

Este jueves, encabezó una conferencia de prensa en la que pidió que los empresarios que estén en riesgo de embargo por poder pagar préstamos económicos por la crisis financiera del puerto precisen su situación.

Refirió que algunos de los empresarios que asistieron a la conferencia de prensa de esta tarde, en un hotel de la ciudad, han sido amenazados con cobro de piso y muerte en menos de tres meses.

“Y no salimos todos los días a ganar la nota amarilla. Tenemos que ser responsables y lo que hacemos mejor es salir a trabajar con el gobierno federal y estatal para empujar el tema de la unidad antisecuestros y extorsión; está grave pero, no es con desinformación como se va a resolver el problema”, insistió.

Ayer, el presidente de la Federación de la Cámara de Comercio del Estado de Guerrero, Alejandro Martínez Sidney dijo que al menos 480 empresarios están embargados y adjudicó esta situación al problema de la violencia.

Sobre ello,  Uriostegui Carbajal dijo que estas declaraciones “inhiben” las futuras inversiones de los empresarios y afectan la llegada de turismo al puerto.

Asimismo, pidió que los empresarios que pasen por situaciones de crisis financiera “sean objetivos, que informen y no desinformen, y no vayan a salir con que son empresas privadas, porque los embargos están en el registro público de la propiedad. Son negocios privados, no de todo Acapulco”.

Dijo que “el amarillismo” y la “desinformación” no abonan al “arreglo” de la ciudad, sino otras acciones, y precisó que en los últimos seis meses la afluencia de turistas “ha sido exitosa a pesar de los pesares”.

“No deberían los negocios estar quebrados por esa razón (crisis financiera), tal vez no estén operando en las mejores condiciones pero no cerradas”, opinó.