Media docena de mujeres recibieron la semana pasada su carta de liberación tras cumplir su condena en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de Ciudad Juárez; sin embargo, al menos dos de ellas piden seguir recluidas con tal de estar presentes durante la visita del Papa Francisco.

De los 800 reos que tendrán la oportunidad de convivir con el Papa durante su visita el próximo día 17 a Ciudad Juárez, 106 son mujeres.

Debido a que todos purgan condenas por delitos de bajo impacto y no son de alta peligrosidad, además de que mantuvieron un buen comportamiento, fueron seleccionados para estar con el líder de la iglesia católica.

Dichas mujeres hicieron una atenta solicitud a las autoridades del penal, para permanecer recluidas hasta después del 17 de este mes, ya que estaban seleccionadas para estar con el líder religioso.

Ambas prefieren quedarse unos días más que salir de prisión y reunirse con su familia.