A más de dos meses de la desaparición de los agentes de Tránsito municipal, Oscar Omar Ramírez Moreno y Moisés Castrejón Serrano, sus familiares solicitaron al Cabildo, de manera formal, se les pague el salario de los trabajadores.

Este viernes, a puerta cerrada, se llevó a cabo la sexta sesión ordinaria en la cual, dentro de los puntos a discutir, se incluyó la petición de los familiares de los agentes desaparecidos en la ciudad.

Al concluir la sesión, se le cuestionó al alcalde de Chilpancingo, Marco Antonio Leyva Mena cuáles habían sido las peticiones de los familiares, y explicó que le solicitaron al Cabildo seguir percibiendo el salario de los dos agentes.

Sin embargo, dijo que este tema sería tratado de manera administrativa, pues “no se puede generar un antecedente porque el estatus jurídico (de las víctimas) todavía no es de desaparecidos”.

A más de dos meses de la desaparición de los dos agentes, Leyva Mena dijo que hasta el momento la Fiscalía General del Estado no le ha informado cuál es el avance de las investigaciones.

El agente Ramírez Moreno, de 47 años de edad, desapareció el seis de febrero y se le vio por última vez cuando abordaba una urvan del transporte público de la colonia Indeco.

Dos días después, el 8, fue levantado por hombres armados el agente Castrejón Serrano conducía una motocicleta oficial por la avenida Vicente Guerrero, a la salida del paso a desnivel, a plena luz del día y ante la vista de los transeúntes.

Ese mismo día, el entonces subsecretario de Tránsito y Vialidad municipal, Inocente Mojica Peña, quien había sido señalado de vínculos con la delincuencia organizada, presentó su renuncia al cargo.

Por su parte, el alcalde ha negado que la renuncia de Mojica Peña tenga relación con la desaparición de los dos agentes.

Tras los hechos, las familias de los agentes iniciaron una campaña en redes sociales para dar con su paradero, pero hasta el momento no se tiene ninguna información.