La tarde de este miércoles policía federales y preventivos, recorrieron el andador Zapata en el centro de la ciudad, para pedir a los comerciantes a que denuncien a los números de emergencia 066 y 089, si son víctimas de extorsión, robo o secuestro.

Antes, el alcalde Marco Antonio Leyva Mena tuvo una reunión privada por más de tres horas en el ayuntamiento con Luis Enrique Covián López, coordinador de Reacción y Alerta Inmediata (CRAI) de la Policía Federal.

Cerca de la 2:00 de la tarde, agentes federales y municipales en dos grupos arribaron al andador Zapata, zona de establecimientos comerciales y venta de artículos, muchos de ellos, piratas.

Los policías entraron a los establecimientos y saludaron a los trabajadores a quienes invitaban a denunciar al número de emergencia 066 y denuncias anónimas al 089, en caso de que fueran víctimas de robo, secuestros o extorsiones.

La invitación de los federales ocurre a dos días de que el Ejército tomó el control del Centro de Comandado, Control y Computo (C-4), donde se atienden las llamadas de emergencia.

La invitación a denunciar causó asombro entre los comerciantes. “Es la primera vez que vienen, pero la gente no tiene confianza en nadie ya, pero es positivo que se acerquen”, dijo uno de ellos, que pidió quedar en el anonimato.

En tanto, el alcalde Leyva Mena, consultado esta tarde –antes del recorrido de los policías– en el sótano del ayuntamiento, dijo que la junta con el coordinador del CRAI fue de seguimiento al tema de seguridad en la capital.

Informó que se acordó echar a andar una “política de proximidad” con los comerciantes, recorridos a pie por la ciudad, patrullajes, instalación de alarmas, evaluación y seguimiento.

En la reunión estuvo presente el secretario de Seguridad Pública municipal, Esteba Espinosa Montoya e integrantes del gabinete municipal.

Policías federales resguardaron el inmueble sobre la avenida Juárez, mientras que Covián López salió del ayuntamiento por el elevador privado que da al sótano, alrededor de las 11:00 de la mañana, para luego abordar su vehículo sin dar declaraciones.