El senador Luis Humberto Fernández Fuentes presentó una iniciativa de reformas que plantea prohibir, inhibir y sancionar empresas y personas que se encuentren en la industria alimentaria y tiren o destruyan los alimentos que sean desaprovechados.

Ello en cualquiera de las etapas del proceso desde su cosecha o elaboración hasta su almacenaje, transportación y comercialización, para que en vez de tirarlos sean donados a la asistencia social, quienes los distribuirán a personas con alta vulnerabilidad social y pobreza alimentaria.

En la Gaceta Parlamentaria del Senado se publicó la iniciativa presentada este martes donde se expone que la reforma a la Ley General de Salud intenta prevenir el desperdicio masivo de alimentos en México y contribuir a revertir los niveles de desnutrición entre la población de menos ingresos.

Se establece la obligación de empresas del ramo alimentario a hacer reportes de inventarios de alimentos, para aprovechar y optimizar su consumo humano, por donación a organizaciones de la sociedad civil.

Además, valorar si esos alimentos pueden ser utilizados para consumo humano, alimentación animal o abono para la agricultura. Las sanciones contempladas para esas empresas serán de hasta dos mil veces la Unidad de Medida.

El senador perredista expuso que de acuerdo con la Línea Basal de Pérdidas y Mermas de Alimentos realizada en el marco de la Cruzada Nacional contra el Hambre, en México 37.26 por ciento de los alimentos producidos se pierden o desperdician.

“Su recuperación podría alimentar a los siete millones de personas considerados en pobreza extrema con carencia alimentaria”, abundó.

El estudio revela que al año se desperdicia 57 por ciento de la leche de vaca; 29 por ciento de las tortillas, 45 por ciento del pan, 39 por ciento de la carne de pollo y 37 por ciento de los huevos.

A su vez, la Asociación Mexicana de Bancos de Alimentos (AMBA) destaca que cada año el campo mexicano produce 31.4 millones de toneladas de alimento, sin embargo 6.3 millones se desperdician. Si se rescatara la mitad de esos alimentos, se atendería a los 3.4 millones de mexicanos en situación de desnutrición.

Según datos de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por siglas en inglés) el valor de los alimentos que se pierden o desperdician cada año en todo el mundo es de un billón de dólares.

Además, seis por ciento de las pérdidas mundiales de alimentos ocurren en América Latina y El Caribe.