Acapulco, Guerrero.- Comerciantes y restauranteros de la zona de playa de Pie de la Cuesta en Acapulco, exigieron servicios públicos de agua potable, drenaje y alumbrado público que no tienen desde hace cuatro años, tras el impacto de las tormentas Ingrid y Manuel.

Consultada vía telefónica, Marquina Sequieda Angelito, presidenta de la Unión de Restauranteros de Pie de la Cuesta, urgió a las autoridades municipales atender las necesidades que enfrentan pobladores pues se han registrado robos y asaltos en esa área turística por falta de luminarias.

Detalló que solo son algunas lámparas las que funcionan, mientras que sobre la franja de arena no existe alumbrado.

“En las playas definitivamente no hay, nada más hay de Los Arcos (el acceso) hasta el restaurante Eclipse y desde ahí a la base, hacen falta”.

“Por eso es que les estamos pidiendo a la autoridades que nos apoyen en el alumbrado de la playa porque a veces los turistas no se pueden quedar más noche por lo mismo”, reprochó.

En cuanto al abastecimiento de agua potable, explicó que deben adquirir pipas para dar servicio en periodos vacacionales y fines de semana para poder dar servicios, lo que les genera un gasto de 500 pesos.

"No tenemos agua desde que ocurrió el huracán Ingrid cuando se rompieron tomas de agua y se hizo la carretera, nos quedamos todos sin agua (…) drenaje nunca hemos tenido, desde que nací. Se metió la tubería pero no funciona. Hemos tenido mesas de trabajo y según iban a venir a ver esto pero hasta ahorita todavía no", precisó.

La líder restaurantera también se quejó de la falta de promoción para esa zona turística.

"Este fin de semana estuvo bien, hay veces que otros fines de semana no hay nada y que todo se queda en Costera pero acá nos conformamos con que se nos llenen unas cuantas mesas, pero no es así, lo que pasa es que nos hace falta mucha promoción turística".

Explícito que el ayuntamiento otorgó el 50 por ciento de descuento en las licencias de funcionamiento a un total de 130 negocios en franja de arena, incluyendo casa de huéspedes, gotea, restaurantes y bares que pagan por lo regular, 10 mil pesos.