México.- Una mujer británica recibió en 2017 la noticia que padecía cáncer de mama, tras el diagnóstico comenzó con un severo tratamiento de quimioterapia, hasta  extirpar ambos senos para después notificarle que nunca tuvo cáncer.

Sarah Boyle mantuvo un agresivo tratamiento de quimioterapia y una masectomía doble, y en su Hospital Royal Stoke los médicos le informaron del diagnóstico erróneo.

Ya mantenía un año de haberla diagnosticado, cuando le notificaron que todo se había tratado de un error por parte del Hospital.

El Hospital como los médicos, le pidieron una disculpa por la negligencia médica que habían tenido, y se ofrecieron en hacerle una reconstrucción de senos.

Sin embargo, esta última opción fue advertida por los médicos pues consideraron que al ser intervenida quirúrgicamente podría desarrollar cáncer de mama.