Cuernavaca, Morelos.- Un interno muerto y dos heridos es el saldo de dos riñas registradas este martes en el Centro de Reinserción Social (Cereso) “Morelos” de la comunidad de Atlacholoaya, en el municipio de Xochitepec.

A través de un comunicado de prensa, la Comisión Estatal de Seguridad (CES) informó que autoridades del Cereso mantienen el control al interior del centro penitenciario luego de las dos riñas registradas entre reos.

“Derivado de una riña que este día se suscitó al interior del dormitorio número cuatro, de manera inmediata se activaron los protocolos de actuación para atender la emergencia.

“Elementos del Mando Coordinado Policía Morelos, Guardia Nacional y agentes federales atendieron dicho acontecimiento, en el que resultaron lesionados tres internos que de inmediato fueron trasladados a un hospital para brindarles atención médica”, informó la CES.

Sobre los hechos se comunicó oficialmente que alrededor de las 11:46 horas personal de Seguridad Penitenciaria atendió una riña originada por el supuesto robo de unos zapatos, misma que fue controlada y los involucrados dispersados.

Sin embargo, según la versión oficial, cerca de las 13:37 horas algunos internos del dormitorio nueve ingresaron al dormitorio cuatro donde agredieron y lesionaron a un grupo de reclusos, por lo que las autoridades penitenciarias intervinieron otra vez.

Derivado de la riña, un interno murió y otros dos resultaron lesionados, uno de ellos. de gravedad.

“Con respecto al informe médico, Servicios de Salud de Morelos (SSM) indicó que al Hospital General de Cuernavaca ‘Dr. José G. Parres’ arribaron dos masculinos, uno de 37 años de edad con heridas de arma blanca, quien al momento de arribar al nosocomio ya no presentó signos vitales; el segundo, de 30 años es atendido por lesiones de arma blanca en tórax y pierna.

“En el Hospital General de Temixco se atendió a un tercero de 24 años de edad, quien se reporta estable con múltiples lesiones superficiales en cráneo y en ligamentos de la mano, (quien) ya fue dado de alta”, informó la Comisión Estatal de Seguridad.

Afuera del penal decenas de familiares de internos esperaron la información oficialsobre los hechos y el nombre de las personas lesionadas.

Incluso obligaron a trabajadores del Servicio Médico Forense que llegaron al penal y a paramédicos a abrir los vehículos en los que viajaban para cerciorarse que no salían a bordo de ellos personas lesionadas o muertas.