México.- La madrugada del 22 de octubre, a las 1:43 horas, 40 agentes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana (SSC) irrumpieron en el corazón de una vecindad (Peralvillo 25) ubicada en el barrio de Tepito, donde se celebraba una fiesta.

Era el cumpleaños 24 de José Antonio Bustamante, “El Tony”, cuya fiesta había organizado él mismo. Para amenizar la velada contrató a un cantante de salsa bastante conocido en el barrio bravo: Héctor “El Serafín”, y se iban a juntar todos sus familiares en el patio de la vecindad. En total eran 10 parientes suyos.

Antes de comenzar los festejos le había llegado el rumor de que la policía tenía preparado un megaoperativo contra el crimen organizado. Nada fuera de lo común en Tepito. “Inocentemente, pensamos que mientras no saliéramos a la calle, no habría ningún problema”, señaló el joven en una entrevista para El País.

Sin embargo, la realidad fue muy distinta.

En pocos minutos los agentes interrumpieron la fiesta y apuntaron con sus armas a todos los familiares de Antonio Bustamante, incluso se llevaron esposado al cantante de salsa. Ninguno de los asistentes mostró resistencia o intentó huir. Tampoco estaban armados. 22 hombres y cinco mujeres conformaban el total de las detenciones.

Según la versión de las autoridades, se trató de un golpe considerable a la estructura de la Unión Tepito, una organización criminal con alta influencia en la zona centro de la capital y que desde hace años ha mantenido en vilo a sus habitantes. Dijeron que además de los arrestados, entre el motín había armas de grueso calibre, millón y medio de pesos en efectivo y tres toneladas de marihuana.

El jefe de la policía de la ciudad, Omar García Harfuch, y la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, celebraron las detenciones y dieron a entender que se trataba de un gran éxito en la lucha contra el crimen organizado.

Pero el gusto les duró poco.

El jueves 24 de octubre el juez Jesús Delgadillo Padierna liberó a 27 de los 32 detenidos, y explicó que los argumentos del informe policiaco resultaban “inverosímiles” y “contradictorios”.

Los videos del operativo revelados tiempo después le dieron la razón: los asistentes habían sido detenidos en una fiesta y no a mitad de la calle con kilos de droga y armas, como argumentaba la acusación.

El miércoles 30 una jueza liberó a los otros tres. “Me trataron como a un perro. En ningún momento, durante esos dos días sentí que estaban respetando mi presunción de inocencia. Ninguno de los 27 teníamos pertenencias cuando llegamos a la Fiscalía. Nos quitaron los celulares y las carteras. Hoy tuve que ir a renovar mi licencia”, señaló el “Tony” tras ser liberado.

“Lo que más coraje le da a uno es que creen que nos sueltan y ya está. Pero esto no está bien. Incluso sigo viendo noticias en las que nos señalan como narcotraficantes, que estábamos celebrando el asesinato de no sé quién y no sé si esto me va a perjudicar para encontrar un trabajo”, agregó.

“El Lunares”, uno de los actuales jefes de la Unión Tepito, y el verdadero responsable del caos que azota la capital mexicana, permanece sin rastro y sin que hasta el momento haya sido capturado.

“No hay montaje sobre este operativo. Lo que tenemos es una serie de errores en los informes policiales de los que nos vamos a asegurar que no se repitan”, aseguró el jefe de la policía.