#Creativos

Pilar Rioja recibe Medalla Bellas Artes; desea regresar a los escenarios

Tras recibir el reconocimiento en el Palacio de Bellas Artes, Pilar Rioja aseguró que a sus 85 años de edad sigue en activo dando clases, bailando y expresándose a través de sus alumnos.

Por Redacción, 2017-11-28 13:22

México, Notimex.-Por su trayectoria y sus aportaciones a la danza española y flamenca, la bailarina y coreógrafa mexicana Pilar Rioja (Torreón, 1932) recibió anoche la Medalla Bellas Artes y confesó que no pierde la esperanza de regresar a los escenarios.

“Es una medalla muy significativa para mí, como también que se me entregue en el Palacio de Bellas artes, uno de mis preferidos y en el que me presenté cada año con las orquestas de cámara, sinfónica, en las óperas y mis recitales, fue siempre mi meta y lo logré”, aseguró la llamada “sacerdotisa del baile español”. Tras recibir el reconocimiento en el Palacio de Bellas Artes, Pilar Rioja aseguró que a sus 85 años de edad sigue en activo dando clases, bailando y expresándose a través de sus alumnos.

“Tengo ganas de bailar aunque sea un número, nomás que me alivie de lo que estoy descompuesta”. Indicó que su regreso tendría que ser con un número nuevo en el que pueda expresar lo que está pasando en la actualidad, “estoy muy feliz por la medalla y por ser en Bellas Artes, que es un teatro muy especial para mí”, sostuvo.

Visiblemente emocionada, la maestra señaló que lo que más disfruta y le da orgullo es el contacto con el público, al que siempre le entrega un sentimiento sobre todo de amor. “Esa convivencia, esa expresión, esas energías que uno despide y se regresan son hermosas y hacen sentir la vida feliz, con esa energía que se siente de la gente; son mensajes de amor”, agregó.

En el acto, Lidia Camacho, directora general del Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA) se dirigió a Rioja como “una artista de la danza, una leyenda de pasión y maestría que a lo largo de su vida ha brindado un inigualable espectáculo de excelencia a un público ávido y agradecido”.

Acompañada por el Coordinador Nacional de Danza del INBA, Cuauhtémoc Nájera, el periodista y crítico de danza Alberto Dallal y la investigadora del Cenidi-Danza “José Limón”, Ariadna Yáñez Díaz, Camacho recordó que Rioja incorporó a las danza españolas los ritmos mexicanos y latinoamericanos que tanto le gustan para dar con algo muy suyo, único y por ello, irrepetible.

“Pilar Rioja ha tenido de su lado tanto la técnica como el espíritu de la danza, que al final acaban siendo una sola cosa, de ahí su rigor y su soltura, el dominio del cuerpo y la libre expresión de los movimientos con los que siempre nos sorprende”, sostuvo.

En su intervención el maestro Alberto Dallal hizo un recorrido por los orígenes de la danza española y su variedad de ritmos, figuras y estilos, de los que dijo, Pilar Rioja ha sido gran estudiosa, seguidora e intérprete, “desde que nació con el duende Garcialorquiano metido en el cuerpo”. Rioja, abundó, es una figura de la danza que une el vigor y la delicadeza, la fluidez y la fuerza corporales. “La vocación por la danza española se convirtió en una especie de alma, latido o elemento vital que convirtió el cuerpo de Pilar en una concentrada obsesión”.

Destacó que la medalla representa y le agradece a la bailarina su notable e intensa entrega al arte de la danza: “Es un homenaje a su larga, evidente e intachable trayectoria como bailarina mexicana multiformal y definitiva de la danza española. ¡Viva Pilar Rioja!”.

#Creativos

Con sólo 26 años muralista conquista México

Sofía encuentra y expone la belleza que existe en cada ser vivo, incluso en sus aparentes defectos.

Por Redacción, 2018-10-17 13:55

México.-En sus ilustraciones y murales, Sofía Castellanos celebra la bella complejidad que existe en todos los seres humanos.

“What a day for a Daydream” es la frase que define la inspiración al crear de Sofía Castellanos, una soñadora compulsiva capaz de convertir la cotidianidad en ensueño y reconocer la fantasía, la magia y la ficción que nos rodean y nos permiten imaginar y construir futuros distintos.

Por eso, uno de los ejes temáticos en su obra es esa capacidad que tiene el ser humano para transformarse y soñar: la reinvención. Entre la energía desbordante del amarillo, la sutileza del azul pastel y la sensualidad de los matices rosados, las pinturas e ilustraciones de esta artista son tan exuberantes como ella, con mensajes positivos que afirman un profundo amor por la vida y pasión genuina por el arte. Así, Sofía encuentra y expone la belleza que existe en cada ser vivo, incluso en sus aparentes defectos.

La música también está presente en sus composiciones, destacando instrumentos que auguran melodías instrumentales como las de Danny Elfman o Hans Zimmer, artistas que al igual que Sofía cuentan historias y sus piezas se convierten en soundtracks de momentos compartidos, en un lenguaje que no necesita de las palabras para erizar la piel. Tal como la pintura.

Para ella, el arte es la capacidad del ser humano de crear con las manos, de dar vida a nuevas ideas, emociones y sentimientos. Es traducir lo que habita dentro de nosotros a lenguajes que los demás puedan percibir e interpretar. Cuando la gente deja el alma – un fragmento de sí- en lo que hace es un verdadero artista.

Y en su estética como artista ha desarrollado una postura para representar lo femenino, que para ella radica en las características que hacen a una mujer única, y no sólo físicamente, sino en cada aspecto de su naturaleza. Con la capacidad de mostrar vulnerabilidad, delicadeza y una gran fuerza a la vez.

En ese sentido orgánico de la representación femenina, las mariposas se han convertido- sin querer- en un sello que la distingue. Aunque admite que siempre sintió una fuerte atracción hacia esos seres, con el tiempo esa atracción se convirtió en estudios y análisis que la llevaron a apreciarlas profundamente en su complejidad.

“Para mí, las mariposas son la representación perfecta del ser humano, seres cuyo propósito en la vida es transformarse en la mejor versión de ellos mismos, seres donde el cambio es evidente y ocurre por dentro y por fuera. También me resultan extremadamente femeninas, bellas y delicadas, pero más fuertes de lo que aparentan”. Sofía Castellanos.

Su entrega y dedicación la han llevado a recorrer el mundo un mural a la vez y viajar de la mano con su arte, como el mural que realizó en Tailandia con la Embajada de México y Bangkok’s Creative District, su primera experiencia en ese ángulo del mundo.

Pero también ha conquistado poco a poco los muros de su natal México, pues recientemente unió fuerzas con el artista mexicano Francesco Pinzón en el proyecto Central de Muros con la Organización de las Naciones Unidas, para crear una obra monumental en la Central de Abastos de la CDMX, en una pieza que nos recuerda que no existe una separación entre la naturaleza y nosotros, que formamos una unidad en armonía en el mundo que compartimos. En esa pieza, el dueto fusiona sus vibrantes y coloridos estilos para representar la dualidad a través del uso de color y la vida submarina como protagonista proyectando un mensaje positivo.

Esas experiencias y colaboraciones han influenciado y enriquecido los discursos plásticos de Sofía, quien ha tenido la fortuna de conocer personas de diferentes países y culturas en sus viajes, y cada vez que interviene un espacio urbano descubre historias nuevas y personas distintas que le ayudan a comprender la magia del mundo para seguir creando.

“Un mural siempre es un reto, desde la superficie, el tamaño y seleccionar qué materiales vas a usar. Con los murales siempre estoy aprendiendo cosas nuevas, porque plasmar una idea del tamaño de una hoja de papel en un edificio de tres pisos es una súper misión, pero cuando lo vez terminado el sentimiento es increíble y es maravilloso ver como interactúa con la gente y se convierte en parte del paisaje”.

Se ha dejado seducir por el muralismo debido al alcance que tiene, ya que puede impactar casi de manera involuntaria en la rutina de muchas personas al situarse en sus caminos diarios y propiciar encuentros con personajes híbridos y retratos efímeros de dimensiones fantásticas. La libertad del mural es una experiencia que le permite experimentar con materiales, como el aerosol, para crear texturas y tonalidades distintas que confluyen en contrastes e historias que no encontraríamos en las calles de no ser por la ficción narrada a través del arte de autores urbanos como Sofía Castellanos.

El estilo único de Sofía le ha permitido experimentar y transitar de pintar muros en México a comisiones internacionales y colaboraciones con grandes marcas como Nike, Chanel, Mercedes Benz y Levi’s. Sin dejar de celebrar y exaltar el poder femenino de la creación, su trabajo se ha elevado en un campo históricamente dominado por hombres, convirtiéndola en una de las artistas más prometedoras de México.

#Creativos

Alicia Villereal y su hija se echan “palomazo” en la radio

En una entrevista radiofónica la cantante y su hija compartieron el micrófono para ‘echarse un palomazo’ acompañadas de mariachis.

Por Redacción, 2018-10-16 11:40

México.-Alicia Villarreal y su hija Melanie Carmona Villareal, cantan por primera vez a duo acompañadas de mariachis.

Durante una entrevista realizada en el programa de radio El show de Piolín, madre e hija se echaron un palomazo al aire, motivadas por el locutor que pedía escucharlas juntas.

Con un poco de timidez, Melanie se acercó al micrófono que se encontraba a un lado de su mamá y comenzaron a cantar.

Alicia al terminar reveló al locutor que Melanie, al terminar sus estudios, desea hacer una carrera en la industria de la música. La cantante afirmó que su hija tiene un timbre de voz similar al de ella y expresó que tanto Arturo Carmona, el papá de su hija y ella logran vislumbrar un futuro arriba de los escenarios.

Alicia Villarreal en múltiples ocasiones ha expresado que se siente orgullosa de Melanie porque es una joven muy cariñosa y talentosa.

#Creativos

Taller Coreográfico de la UNAM estrena obras en el Teatro de la Ciudad

Esta obra tiene una estética más contemporánea y habla sobre ese diálogo entre la luz y la oscuridad, y de todo lo que de ahí se puede desprender.

Por Redacción, 2018-10-15 11:35

México, (Notimex).- Con el estreno de las obras “Propitia Sydera” y “King Arthur”, el Taller Coreográfico de la Universidad Nacional Autónoma de México (TCUNAM), continuó la celebración de su temporada 100 “48 años bailando por ti”, en el Teatro de la Ciudad “Esperanza Iris”.

Las dos piezas y la selección musical contaron con la curaduría de Raúl Moncada, Jorge Cózatl y Diego Vázquez, director artístico del TCUNAM, quien también se encargó de la conducción coreográfica.

El espectáculo arrancó con el ballet “Agua viva”, de la coreógrafa Annabelle López Ochoa, una pieza que destaca por acoger expresión de identidad e idiosincrasia entre caribeños, latinos e hispanos.

Con sonidos de agua, lluvia, gaviotas, 12 bailarines hacen gala en el escenario donde ataviados con pantalón en azul marino, ejecutan diversos pasos coreográficos por todo el cuadrilátero, acompañado de media-vueltas y cargadas de manera uniforme.

Minutos después, se presentó la pieza “King Arthur”, inspirada en una suite homónima de Henry Purcell, cuya propuesta coreográfica se enfoca en la festividad, el dramatismo y el tono marcial que caracteriza la música de las escenas elegidas para esta representación.

La obra no tiene un orden, lo que permite una serie de viñetas; cada escena tiene su historia con cierta interpretación cómica al estilo de Molière; además su estética hace referencia a la Francia del siglo XVIII.

Es de mencionar que la pieza con música del periodo Barroco se caracteriza porque sus personajes o bailarines están ataviados de blanco, con pelucas largas y chinas, así como vestidos pomposos en el caso de las mujeres, y pantalones cortos con medias hasta las rodillas, para los hombres.

El espectáculo coreográfico cerró con la pieza “Propitia Sydera”, donde Diego Vázquez utiliza el nombre de la pieza musical que refleja la idea de la luz en oposición con la oscuridad: estrellas que nacen y se consumen, la danza de una mujer cuya vida se apaga, el flujo del agua que en algún momento llega a su fin, la guerra que es superada por el amor, en la que aparecen los intérpretes de blanco con máscaras antigás.

Esta obra tiene una estética más contemporánea y habla sobre ese diálogo entre la luz y la oscuridad, y de todo lo que de ahí se puede desprender.

Fundado por Gloria Contreras en septiembre de 1970, el TCUNAM es una de las compañías más longevas del país, con 48 años de trayectoria. Sus sedes son la Sala Miguel Covarrubias del Centro Cultural Universitario y el Teatro Arquitecto Carlos Lazo de la Facultad de Arquitectura, ambos de la Universidad Nacional Autónoma de México.