México.- El gobierno federal investiga a la farmacéutica Laboratorios Pisa por monopolizar la venta de medicamentos durante el sexenio de Enrique Peña Nieto, además fue señalada de ser la causante del desabasto en Metrotexato, que se suministra a los niños con cáncer, sin embargo otra empresa del mismo grupo ya ganó contratos por 19 millones 478,000 pesos durante este 2020.

La empresa Servicios de Farmacia Prefarma, S. A. de C. V. – propiedad del mismo dueño que Laboratorios Pisa – ha sido contratista del gobierno desde 2017 pero esta es la primera vez que logra este monto de venta a través de 21 adjudicaciones directas, además dos licitaciones donde sí compitió con otros proveedores en un concurso abierto y dos invitaciones, dónde sólo compitió con dos empresas.

De acuerdo con una revisión al Registro Público de Comercio, Carlos Álvarez Bermejillo, dueño de Laboratorios Pisa, también es accionista de Prefarma, constituida el 26 de febrero de 2016.

Laboratorios Pisa ganó 605 millones de pesos en contratos durante 2019, el primer año del presidente Andrés Manuel López Obrador, cifra mayor a los 524 millones que obtuvo en 2018, de acuerdo con un análisis de los datos de Compranet, el sistema electrónico donde el gobierno debe registrar todas las contrataciones que hace, según lo obliga la Ley de Adquisiciones, reveló el portal Animal Político.

En enero de 2020 ya suman 91 millones de pesos en 96 contratos por licitación pública con el IMSS. Esta cifra es el monto máximo que la empresa ganará por dichos contratos realizados. Es decir, el Instituto puede ampliar las compras hasta ese tope durante el año dependiendo de la demanda de medicamentos.

Mientras que Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico (Dimesa), que forma parte de la misma red empresarial, lleva apenas 3 millones 199,000 pesos de contratos como monto máximo.

Por ello, Prefarma se volvió relevante en este caso, pues de los contratos realizados en lo que va de enero suma 10 millones 30,000 pesos. Mientras que los contratos pedidos, por diferentes unidades del IMSS y que aún falta ejecutarse, suman 9 millones 448,000 pesos. Es decir, sólo en un mes, esta empresa ya logró 19 millones 478,000 pesos.

Estos contratos son adjudicaciones directas realizadas por Especialidades de Jalisco y la Unidad del IMSS en Yucatán. Mientras que los pedidos son de Pediatría de Jalisco, el Hospital General La Raza, y las unidades de Tapachula, Chiapas; Chihuahua, Sinaloa; Traumatología de Nuevo León, y Especialidades de Sonora.

La empresa Servicios de Farmacia Prefarma tiene al mismo representante legal que Laboratorios Pisa y Distribuidora Internacional de Medicamentos y Equipo Médico (Dimesa): Luis Ricardo Varela Miranda, quien ha trabajado en Laboratorios Pisa desde 2014 y actualmente ocupa el cargo de gerente territorial de Ventas de la empresa, según su perfil en Linkedin.

Además, el 23 de octubre de 2019, Óscar Osorio Arechavaleta, entonces director de Pisa y apoderado general, otorgó un poder a Luis Ricardo Varela Miranda para transferir la representación legal de Laboratorios Pisa.

Osorio Arechavaleta también era apoderado general de Dimesa y Prefarma, e igualmente transfirió la representación legal a Varela Miranda el 28 de octubre de 2019, según consta en los actos ante el notario Héctor Basulto, con sede en Zapopan, Jalisco.

La semana pasada, en su conferencia de prensa, el presidente Andrés Manuel López Obrador, quien en anteriores ocasiones había evitado mencionar el nombre de la empresa, señaló que ésta concentraba las ventas de los fármacos que requieren los niños con cáncer y que en 2018, recibió alrededor de 90,000 millones de pesos por ventas al sector salud.

El mandatario dijo que, además, la firma podía estar coludida actualmente con el director del Hospital Infantil de México para generar protestas por la presunta falta de medicamento.

A su vez, Hugo López-Gatell Ramírez, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, comentó que por irregularidades, a Pisa le fueron cerradas diversas plantas en 2019 y, en reacción, la empresa retuvo 36,000 frascos de metotrexato, medicamento oncológico.

El funcionario narró, que se tuvo a fines de abril un brote de infección por una bacteria en la nutrición parenteral –la que se pone por vía venosa a personas hospitalizadas– y al hacer la investigación, se descubrió que estaba contaminada la fábrica donde se producía ese producto.

Ante ello, la Comisión Federal para la Protección Contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) cerró siete de las 17 plantas de Pisa.

Después, a raíz de que murió un niño que recibía metotrexato en Puebla, la Cofepris halló que la fábrica del metotrexato no había acreditado buenas prácticas de manufactura desde años atrás y cerró la planta.

Pisa, entonces, incumplió un contrato con el Hospital Infantil de México para suministrarle 36,000 frascos de metotrexato que ya tenía.

“Estaban ahí, pero la empresa dijo ‘es culpa de Cofepris’ y algunos periodistas dijeron que la Cofepris era criminal porque estaba dejando a los niños sin quimioterapia. No, no. La Cofepris protegió a la población al cerrar una planta que no cumplía con las buenas prácticas de manufactura, la empresa tenía 36,000 frascos listos y en posibilidad de entregar, pero decidió no entregarlos”, dijo López-Gatell.

En tanto, la titular de la Función Pública, Irma Eréndira Sandoval aseguró que investiga a Pisa “ya desde hace tiempo y estamos muy avanzados para iniciar ya el proceso de inhabilitación correspondiente a esta empresa”.