Guerrero.- El Plan de Paz y Seguridad que anunció el presidente electo Andrés Manuel López Obrador no dará resultados de la noche a la mañana y se adecuará a la realidad que vive Guerrero, dijo el presidente de la Junta de Coordinación Política (Jucopo) del Congreso local, Pablo Amílcar Sandoval Ballesteros.

Ante opiniones en contra de la estrategia, el también coordinador de la bancada de Morena pidió no adelantarse y hacer un análisis a fondo del plan, el cual no solo incluye policías en las calles, sino un verdadero combate a la corrupción, la impunidad, acciones generadoras de paz, y sacar al Ejército de manera gradual de las calles.

“Hay que conocer ampliamente esta estrategia, se acaba de presentar el plan a nivel nacional, es un planteamiento que hizo desde antes, el tema de la impunidad, combate a la corrupción, un enfoque más integral de este problema de la violencia que no se va a solucionar con una sola acción”, afirmó entrevistado en el Congreso.

Sandoval Ballesteros apuntó que las estrategias que han aplicado desde el gobierno federal “no han servido de nada”, son las que han generado la violencia, y en ninguna entidad se ha aplicado una estrategia que frene la inseguridad.

El Plan de Paz y Seguridad no dará resultados de la noche a la mañana y se tiene que adecuar “a las regiones a las realidades porque hay un mosaico de distintas realidades”, aclaró sobre la expectativa para Guerrero de la nueva estrategia.

Desplazados de Zitlala reflejan la omisión del gobierno estatal

Sobre los desplazados de la sierra y el municipio de Zitlala dijo que no es un tema grave, no solo de seguridad, sino de gobernabilidad, falta del Estado de derecho, que involucran directamente al gobierno del estado.

“En esas comunidades tendrían que recuperarse la gobernabilidad, garantizar la seguridad para que dejara de haber estos desplazamientos forzados y las familias puedan regresar a sus lugares de origen”, comentó.