En el marco del Centenario de la Constitución de 1917 se debe avanzar en su depuración para fortalecerla y evitar que la actual sobreregulación conduzca a la desprotección, consideró el senador Raúl Cervantes Andrade.

En entrevista, el legislador del Partido Revolucionario Institucional (PRI) opinó que la Carta Magna actual está sobreregulada, con anacronismos y contradicciones.

"No es una Constitución de principios; aunque están presentes, éstos podrían pasar inadvertidos en medio de la abundante carga de disposiciones y detalles normativos que deberían haberse colocado en leyes secundarias, reglamentos, o bien, en leyes de desarrollo constitucional", dijo.

Cervantes Andrade indicó que en el marco del actual debate por el Centenario de la Constitución sobre las alternativas para fortalecerla existen dos vías que son la efectividad, es decir la materialización plena de sus postulados.

El senador priista comentó que la otra vía es una "limpieza gradual" de anacronismos y antinomias, además del traslado de muchas disposiciones reglamentarias que contiene, a leyes de desarrollo constitucional o secundarias.

Lo anterior por medio de una depuración y reordenación del marco legal en México para contar con una Constitución fortalecida con sus postulados básicos, planteó el legislador federal.

Añadió que esta tarea pendiente del Congreso de la Unión es la vía para revertir que la actual sobreregulación de la Constitución conduzca a la desprotección de los ciudadanos.