La más reciente encuesta del Instituto Nacional de Estadística (INE) de España refleja que las mujeres perciben un salario 24 por ciento inferior al de los hombres; esto implica que para igualar las retribuciones, las españolas tendrían que trabajar 79 días más que los hombres.

Las cifras han sido denunciadas por el opositor Partido Socialista Obrero Español (PSOE), estableciendo como solución para acabar con la brecha de género la necesidad de implantar una verdadera economía de igualdad.

El PSOE señaló la necesidad de atajar el problema desde el ámbito social, sumando esfuerzos para acabar con los prejuicios y estereotipos implantados desde la infancia, los cuales tienden a desprestigiar a las mujeres en el ámbito laboral, quedando relegadas a ciertos puestos tradicionalmente feminizados y peor pagados.

En un comunicado, el Partido Socialista expresó la necesidad de implantar políticas de conciliación y corresponsabilidad que acaben con la asignación tradicional de las labores domésticas a las mujeres, lo que implica regalar trabajo no remunerado y obstaculizar el desarrollo profesional de las trabajadoras.

También el PSOE destacó la segregación vertical existente, que dificulta a las mujeres el acceso a puestos de dirección y consejos de administración, cargos que implican la toma de decisiones.

En esta lucha por poner fin a la discriminación directa e indirecta que sufren las mujeres en el ámbito laboral, el PSOE reivindicó con urgencia la implantación de una Ley de Igualdad Salarial entre mujeres y hombres, que permita poner fin a la desigualdad retributiva y garantice la puesta en práctica de políticas orientadas a la conciliación y la corresponsabilidad.