México.- Para evitar que haya reincidencia cuando los presos salen de la cárcel, el presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado de México, Ricardo Alfredo Sodi Cuéllar, propuso la creación de la Cámara de la Industria Penitenciaria, la cual serviría como centro laboral para los reos.

Según el titular del TSJEM, el punto principal es emplear a los presos al interior de los centros de reclusión, pero con empresas y que, del sueldo que reciban, una parte sirva para la reparación del daño a las víctimas, una más para la familia del detenido y una tercera parte para generarle un fondo de ahorro.

"La idea es que cuando salga en libertad, sea con algunos recursos y que trabaje en la misma compañía en la que laboró mientras estaba detenido, donde fue capacitado", declaró. Sodi Cuéllar. De acuerdo a Milenio, los negocios ganan capacitación a un costo menor, producción a bajos precios, alguna ventaja de tipo fiscal para que haya incentivos, además de lograr una verdadera reinserción social.

Según las propias palabras de Ricardo Alfredo Sodi, la Cámara de la Industria Penitenciaria, se conformaría por todos los empresarios del Estado de México. "Es una idea más en el tintero porque la verdadera política criminal de la entidad está por construirse. Tenemos que hacer una política criminal en clave de tutela de derechos humanos, no sólo de los justiciables sino de las víctimas, la parte débil que debe tener respeto y sobre todo reparación del daño", indicó.

Subir las sanciones, aseguró, no inhibe los crímenes, por el contrario los hace más violentos porque el sujeto prefiere disparar que pasar 16 años encerrado. “Está comprobado que no detiene nada, entonces debemos generar una política integral más sólida, reformas legislativas que permitan evitar la puerta giratoria, especialmente porque la gente no acude a denunciar. Si el juicio no llega con la víctima que haga el señalamiento, la persona se va libre de estar determinado tiempo de años o meses de estar preso”.