Acapulco, Guerrero.- Pese al cambio de semáforo naranja y el llamado realizado por parte de autoridades federales y estatales, Acapulco continúa teniendo playas llenas y sin acatar las medidas de prevención e higiene que requiere la ciudad.

A través de un recorrido realizado por las playas de Acapulco se pudo observar a prestadores de servicios turísticos que continúan ofreciendo sus servicio a los turistas pese a la advertencia de las autoridades.

Junto al restaurante Bocana Beach -Acapulco se puede apreciar un gran letrero con la leyenda "Estamos en semáforo naranja. Queda prohibido entrar con hieleras , comida , música de viento y entrar con bocinas".

Pese a la advertencia continúa existiendo el ingreso a las playas tanto de turistas como residentes quiénes no acatan las medidas de prevención e higiene.

La zona tradicional de playa se encuentra resguarda por personal de la policía turística y salvavidas.

Hoteleros se niegan a reducir la ocupación de sus habitaciones

Hoteleros de Acapulco sentenciaron que no reducirán el aforo de su capacidad, como parte de las medidas sanitarias.

En declaraciones, el presidente de AHETA, José Luis Smithers Jiménez, adelantó que no permitirán que el aforo máximo en hoteles, pase del 60 al 30%, con el cambio de color en el semáforo epidemiológico.

Afirmó que los hoteleros en el municipio, han cumplido a cabalidad con las medidas sanitarias que estableció la Secretaría de Salud, por ello no reducirán el número de ocupante es en sus establecimientos.

El empresario, lamentó el aumento de contagios de Covid-19 en Guerrero, sobre todo en los municipios de Acapulco y Chilpancingo, sin embargo atribuyó esta situación a la reapertura de bares y discotecas, que no acataron las restricciones sanitarias.

Te va a interesar:

Acapulco y Chilpancingo a la alza en casos activos de Covid-19 en Guerrero

En Acapulco, aumenta la crisis en Morena; denuncian usurpación de funciones