México.- Las vacaciones de verano ya comenzaron formalmente y los turistas se preparan para disfrutar de esta calurosa temporada en los destinos de playa más famosos de México, pero tal vez su diversión se vea afectada por el sargazo, materia fecal y hasta residuos tóxicos que hay en las aguas de diversos estados.

En el municipio de Juchitán la Playa Vicente ha perdido su esplendor y atractivo bajos las aguas turbias del drenaje que descarga los desperdicios de los habitantes de seis poblaciones aledañas.

En las aguas de esta laguna puede verse una enorme mancha negra que tiene 300 metros de ancho. La contaminación es conducida hasta este lugar por medio del río Los Perros y el drenaje de Juchitán porque la planta de tratamiento no sirve desde hace tres años.

Fernando Santos, agente municipal, declaró a El Universal que ante la emergencia han tenido que suspender la pesca y cerraron los comercios cercanos porque la pestilencia que se percibe ya es insoportable para los lugareños y turistas.

"Desde arriba se ve perfectamente la mancha negra del drenaje que se vierte del Río Los Perros y de un arroyo del drenaje de Juchitán. La contaminación es terrible y alarmante, eso está causando el mal olor, la proliferación de una macroalga distinta al sargazo. Podríamos tener un brote sanitario grave si la situación no se atiende de manera emergente", dijo al mismo diario el secretario del Medio Ambiente, Energía y Desarrollo Sustentable (Semaedeso), Samuel Gurrión.

Desde hace algunos meses el sargazo ha teñido las aguas turquesas del cálido Caribe mexicano por un color marrón, además los centros turísticos se llenaron de un las llenó olor fétido.

La emergencia poco a poco ha espantado a los turistas que buscan otros destinos para pasar sus vacaciones; mientras que los hoteleros y comerciantes han visto pérdidas económicas considerables.

La presencia de la macroalga se incrementóhace unas semanas cuando los investigadores detectaron la presencia de una "mancha de sargazo" de 500 kilómetros proveniente de la isla Jamaica y un "cinturón de sargazo" de 20 toneladas que venía desde África.

La primera no tardó llegar a las costas de Quintana Roo, pero creció hasta los 1,000 kilómetros y ocupó las playas de Cozumel, así como la zona arqueológica y turística de Tulum. También llegó a otros centros turísticos pero en menor medida.

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) analizó el agua del mar de 273 playas, de 17 estados costeros, los cuales incluyen los principales destinos turísticos del país, para determinar qué cumplen con los criterios sanitarios y proteger a los vacacionistas.

De acuerdo con la Secretaría de Salud y la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) las playas que tengan más de 200 enterococos (bacteria fecal) por cada 100 mililitros de agua implican un riesgo sanitario. Si tienen menos de esta cifra serán consideradas como aptas para los visitantes.

Entre sus resultados hallaron que 270 playas se encuentran aptas para el uso recreativo en este periodo vacacional, pero tres ubicadas en Acapulco, Guerrero, rebasaron los límites y ponen en peligro a los bañistas.

"Las playas Hornos, Suave y Manzanillo en Acapulco, Guerrero continúan en su clasificación como NO APTAS PARA USO RECREATIVO toda vez que continúan rebasando el límite permitido por la Cofepris con base en lo establecido por la Organización Mundial de la Salud de 200 NPM/100mL de enterococos", señaló el organismo en un comunicado.

Grupo México, la minera más grande del país, vertió accidentalmente 3.000 litros de ácido sulfúrico en el Mar de Cortés, componente químico altamente corrosivo que se utiliza para separar el cobre del mineral común, que en concentraciones de entre 5% y 15% causa irritación en la piel y ojos, y superiores a ese rango provoca quemaduras.

Según un manual de la Organización Mundial de Trabajo acerca de las labores con químicos, cuando la sustancia se mezcla con el agua produce una cantidad grande de calor que puede causar incendios, dependiendo de la dosis de ácido involucrada.

"Los peligros mas graves de exposición al Ácido Sulfúrico se dan en derrames accidentales durante su transporte y manipulación. Niveles mucho más bajos están presentes en la atmósfera por oxidación de óxido de Azufre generado en plantas donde se libera como emisión. El grado de afectación a los diferentes individuos se ve agravado por enfermedades respiratorias crónicas como asma, a nivel respiratorio; enfermedades gastrointestinales crónicas, como gastritis, a nivel gástrico y enfermedades oculares o cutáneas, como conjuntivitis crónica o dermatitis", dice un informe de la Environmental Protection Agency.

El derrame de Sonora se dio al momento en que la empresa hacía un procedimiento de prueba y drenado correspondiente al lavado de las tuberías que transportan los químicos, que se realiza antes de cada operación de carga.

Abraham Larios Velázquez, titular de la Administración Portuaria de Guaymas, dijo a medios de comunicación locales que por altas temperaturas que pudieron ser provocadas por el clima, se venció una de las válvulas y en consecuencia se hicieron charcos de ácido sulfúrico que cayeron al mar.

Investigadores universitarios alertaron sobre la presencia de sargazo en Puerto Vallarta, Jalisco. Aunque en algunas fotos y videos de la playa de Mismaloya analizados por los académicos se observan pequeñas manchas del alga, temen que por la contaminación del agua pueda agravarse la situación.

Los científicos explicaron que el sargazo en las playas de Puerto Vallarta no viaja a través del mar, como el de Cancún, sino que crece en el lecho marino o en rocas, y en época de calor se desprende y puede llegar a la costa.

Amilcar Levi Cupul Magaña, profesor investigador del Centro Universitario de la Costa de la UdeG, aseguró que la presencia del alga en la zona es común, pero temen que el exceso de contaminación agrave la situación.

"Se ve principalmente en las playas rocosas y es la temporada en la que se hace evidente. Este sargazo crece en Puerto Vallarta, no como en Cancún, y con las marejadas se desprende y puede alcanzar alturas de un metro", explicó al diario local Mural.