Habitantes del municipio de Nahuatzen, en el estado de Michoacán, mantienen bloqueados todos los accesos y salidas de la cabecera, desarmaron a los policías de esa localidad y tienen tomado el ayuntamiento, en exigencia a que ellos elijan a quienes les darán seguridad.

Los pobladores iniciaron las acciones desde la madrugada de este lunes, cuando retuvieron una patrulla en la que viajaban siete de los policías de ese municipio.

Los inconformes piden al gobierno estatal que los policías locales estén evaluados por ellos mismos, pues acusan a la autoridad municipal de estar “coludida” con el crimen organizado, por lo que también piden la renuncia del alcalde, Miguel Prado Morales.

La Secretaría de Seguridad Pública de Michoacán confirmó que se mantiene el cierre de todos los accesos a la comunidad de Nahuatzen, que conecta con la carretera Uruapan-Carapan.

La toma de las vías impide que fuerzas de seguridad ingresen a la cabecera municipal.