México.- Después de más de cinco horas de haberse iniciado el peritaje en el lugar de la explosión en San Primitivo en Tlahuelilpan, y de que comenzó el traslado de los cadáveres hacia distintas agencias funerarias, familiares de las víctimas mortales impiden el paso de los vehículos.

Poco después de las 10:30 de la mañana, peritos federales terminaron parte de la diligencia y tras colocar los cuerpos en bolsas blancas intentaron retirarlos en diversas camionetas.

Un grupo de al menos 30 personas exigieron a las autoridades que terminaran su trabajo, al asegurar que faltan cuerpos por localizar.

“Que destapen la zanja, señores, no los vamos a dejar ir”, exige la gente.

Por lo que representantes del gobierno estatal se mantiene dialogando con los inconformes, a quienes invitan a trasladarse hacia las instalaciones del Ministerio Público de Mixquiahuala para que puedan completar el trámite para identificarlos y así se les puedan entregar los cadáveres.