México.- Cardona, consideró que el comportamiento “festivo”, que registraron los pobladores del municipio de Tlahuelilpan, Hidalgo, durante la fuga de combustible que se presentó el pasado 18 de enero en un ducto de Pemex, se debió a la intoxicación que sufrieron por los componentes del combustible.

Precisó que la toma clandestina que explotó esa tarde, contenía gasolina Premium, que tiene un octanaje de 92 y el compuesto de este hidrocarburo es de carbón e hidrógeno lo que al liberar las partículas ocasionó que éstas no sólo bajaran a ras de suelo al ser más pesadas que el oxígeno,  sino también que intoxicaran a las personas que se encontraban en el lugar.

Previo a la explosión en la comunidad de San Primitivo, se reportó que en el lugar muchos de los asistentes presentaban síntomas de desmayo y vomito, además de que algunos reían y se arrojaban gasolina como si fuera agua, este comportamiento fue señalado como normal, sin embargo, se debió a la afectación por el olor, destacó el investigador.

Al respecto Patiño Cardona, quien forma parte  del Conacyt, señaló que de manera química se origina una reacción de intoxicación,  ya que el vapor afecta el sistema pulmonar y nervioso, hubo una alteración, indicó.

“La reacción química es muy sencilla, la gasolina es un hidrocarburo compuesto de carbón e hidrógeno que cuando entra en contacto con el oxígeno y se le pone calor, se convierte en dióxido de carbono”.

Por ello consideró que la gente no salió del lugar en el momento de mayor peligro.

De igual manera para Francisco Patiño la causa de que se originara esta explosión, no se debió a una chispa por el roce de la ropa, ya que consideró, que para que se diera la combustión tuvo que ser necesariamente una flama como la de un cerillo o encendedor.

Ante ello dijo es necesario aclarar qué ocurrió en ese lugar, debido a que las responsabilidades deben deslindarse, ya que se sabe,  hubo invitación  a tomar el combustible gratis, se perforó el ducto, y hubo omisión de cuerpos de seguridad y del ejército, consideró.