México.- En 10 años, las carencias sociales que vive la población mexicana indican la gravedad de éstas: no es lo mismo no tener acceso a la seguridad social únicamente que a seguridad social y educación, afirmó el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

“El número de personas con un ingreso inferior a la línea de pobreza extrema por ingresos pasó de 18.7 a 21.0 millones de personas entre 2008 y 2018”, afirmó el Consejo en un documento.

En el marco del Día Internacional para la Erradicación de la Pobreza el número de personas en situación de pobreza creció en 2.9 millones de personas, de 49.5 a 52.4 en esta situación. Sin embargo, la población en situación de pobreza extrema pasó de 12.3 a 9.3 millones de personas entre 2008 y 2018, una disminución de 3 millones.

“Entre 2008 y 2018, la pobreza extrema disminuyó; para continuar con esta tendencia se requiere que la política social se dirija a la población con mayores necesidades”, concluyó Coneval.

En el periodo: el rezago educativo pasó de 21.9 a 16.9 por ciento; la carencia por acceso a los servicios de salud pasó de 38.4 a 16.2; por acceso a la seguridad social pasó de 65 a 57.3; por calidad y espacios de la vivienda pasó de 17.7 a 11.1; por acceso a los servicios básicos en la vivienda, de 22.9 a 19.8 y por acceso a la alimentación de 21.7 a 20.4. Pese a que hubo una disminución en todos estos índices, el número de personas en pobreza aumentó en una década.

Además, el Consejo evaluó que el promedio de carencias de la población en situación de pobreza bajó 0.6 puntos pasó del 2.8 al 2.2 y las carencias sociales, en promedio, para el rango en pobreza extrema pasó de 3.9 a 3.6 puntos en el periodo evaluado.

“Para superar la pobreza, los retos son lograr un crecimiento del ingreso adecuado, incluyente y sostenido; políticas públicas que fortalezcan la atención de todas las carencias sociales, particularmente el aumento del ingreso de las familias y ampliación de la cobertura de la seguridad social”, destacó el Coneval.

Los sectores sociales más afectados por esta condición han sido la población indígena, los adultos mayores, la población con discapacidad, así como niñas, niños y adolescentes.

El porcentaje de la población que obtuvo un ingreso inferior a la línea de pobreza extrema fue de 16.8 en 2008, cifra que se mantuvo a lo largo de la década. Quienes viven con un ingreso inferior a la línea de pobreza por ingresos creció en 2.3 millones de personas de acuerdo con el dato arrojado de 18.7 a 21.0, dado a conocer por Coneval.

De acuerdo con Coneval hay una “gran heterogeneidad territorial de la pobreza y del bienestar”. Contabilizó que en mil 185 de los municipios aumentó el número de personas en situación de pobreza en los años comprendidos entre 2010 y 2015.

“La medición de la pobreza en las entidades federativas incluye los mismos dos grandes rubros que la pobreza nacional: las carencias sociales y el ingreso”, afirmó el Coneval.

En la última década, en 24 entidades federativas se redujo el porcentaje de la población en situación de pobreza, principalmente en Aguascalientes, Hidalgo y Tlaxcala, sin embargo los estados en los que más creció fueron Veracruz, Oaxaca y Colima.