Morelos.- Integrantes de la Barra de Abogados de Morelos pidieron a los poderes del estado, particularmente al Judicial, impulsar la digitalización de sus procesos para revertir la parálisis burocrática provocada por la pandemia de Covid-19.

En conferencia de prensa, José Luis Urióstegui Salgado, presidente de la Barra, dijo que el Poder Judicial de la entidad es el que menos respuesta ha tenido frente a la crisis provocada por el nuevo coronavirus.

Hasta ahora, dijo, la única actualización que el Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de la entidad ha tenido frente a la pandemia es el acordar administrativamente que las notificaciones judiciales puedan realizarse a través de correo electrónico.

Sin embargo, la medida no ha sido establecida en los códigos Procesal Civil y Procesal Familiar de la entidad, por lo que podrían surgir impugnaciones.

“El Poder Judicial es el que menos respuesta visible ha dado. Hay que reconocer que la Fiscalía General dio un paso muy importante al emitir un acuerdo que permite ya la presentación de denuncias o querellas por medios digitales, se publicó en el Periódico Oficial y que permite que la parálisis que se venía presentando en el ministerio público, por lo menos en algunos delitos, deje de existir, pero hay que socializarlo.

“Otras oficinas públicas, como Desarrollo Sustentable, Transportes, han paralizado totalmente sus actividades y ha afectado gravemente a la ciudadanía porque los trámites que se venían realizando para inversiones o para llevar su vehículo a verificar, no se ha cumplido y todo esto significa un tapón en una tubería que cuando se bote, el brote de agua va a causar grandes necesidades de servicio público que no están adaptadas y que seguramente va a causar un perjuicio más a la población”, expresó.

Desde marzo, agregó Urióstegui Salgado, se detuvieron casi en su totalidad las actividades jurisdiccionales en Morelos, salvo las que permitían el depósito de pensiones alimenticias y la convivencia virtual entre familiares.

“Fuera de eso todo se paralizó hasta el día 15 de junio que se empezaron a recibir demandas y que a la fecha, según datos proporcionados por el propio presidente del Tribunal, se han recibido más de 900 demandas que no han tenido un avance significativo.

“Desconocemos si fueron admitidas, prevenidas o desechadas porque no hay comunicación. Igual el Tribunal de Justicia Administrativa, el Tribunal Agrario, el Tribunal de Justicia para Menores, las oficinas públicas en donde se llevan a cabo trámites”, expresó.

A diferencia de otros estados, dijo, en Morelos el Poder Judicial no ha modernizado sus procesos frente a la pandemia.

“Pedimos también de manera enfática que se trabaje en el uso de medios digitales para agilizar la justicia. La Suprema Corte de Justicia de la Nación ya viene trabajando con este esquema desde hace algún tiempo y en Morelos la crisis ha evidenciado que no hemos tenido la capacidad de prever cómo agilizar la justicia a través de los medios digitales.

“Sabemos que se empiezan a hacer algunos trabajos al respecto, pero no sabemos el alcance que tendrán al final. Sabemos que ya se aprobó de manera administrativa la notificación a través de correo electrónico, pero también tenemos claro que esta no es una aprobación que se ha hecho en los códigos Procesal Civil o Procesal Familiar y que puede dar lugar a solicitar la nulidad de notificaciones. En la Barra de Abogados sí queremos que haya modernización, estamos dispuestos y lo hemos demostrado”, expresó el presidente de la Barra.

Los abogados también solicitaron por oficio la reapertura de los juzgados en la entidad.

En un documento dirigido al Presidente del Tribunal Superior de Justicia, Rubén Jasso Díaz , le propusieron además la implementación de medidas de seguridad sanitaria para prevenir contagios de Covid-19 en las instalaciones judiciales.

“Solicitamos la reapertura de todos los juzgados y no solo exigimos la reapertura, sino también propusimos medidas de prevención de salud para que al regresar a las actividades cotidianas no se generen focos de contagio, entre ellos el trabajo escalonado de secretarías dentro de cada juzgado, de juzgados donde haya más de dos o tres de manera escalonada en horarios de ocho y media a una y media de la tarde y otros de dos de la tarde a seis y media de la tarde, lunes, miércoles y viernes o martes jueves y sábado, de tal manera que no haya una coincidencia de tantas personas dentro de las instalaciones.

“Solicitamos también que los jueces, secretarios de acuerdos y personal judicial trabaje en el rezago previo al dictado de la suspensión, esto es, todas sentencias, acuerdos y proveídos que dejaron de dictarse hasta el 17 de marzo, en estos tres y medio, casi cuatro meses, deberían tenerse al día para que cuando regresemos no se acumule el trabajo que va a ingresar con el que ya se viene arrastrando”, dijo.