El secretario de Seguridad Pública de Acapulco, Max Lorenzo Sedano Romano dijo que la corporación requiere “bastantes reparaciones”.

“No ha sido muy atendida, pero en eso estamos. Estamos revisando qué podemos hacer para mejorar el impacto frontal de la ciudadanía cuando ingresa en limpieza, reparaciones y mantenimiento”, expuso.

Dijo que un total de 527 policías municipales ya están certificados y operando en las calles.

“Estamos en toda la ciudad operando, no hay parte de la ciudad por la que no pasemos. No podemos estar de manera permanente, pero pasamos por todos los lugares”, aseguró.

Mil 143 restantes, dijo, aún se encuentran en proceso de certificación.

Asimismo, confirmó que continuará el operativo de revisión a bares que realizan Marinos, Policías Municipales, Estatales y Gendarmería.

“La policía municipal es preventiva y la única manera de prevenir el delito, es con disuasión a través de los rondines, disuadir que no ocurran los delitos.  Esto se consigue únicamente con nuestra presencia que hemos incrementado”, expuso, entrevistado en el Ayuntamiento esta tarde.

Dijo que la inspección a bares y clubs nocturnos es una “estrategia” de prevención del delito.

Durante el operativo se revisó que los establecimientos con giro rojo contaran con los permisos necesarios y cumplieran con la normatividad, explicó, y añadió que de no hacerlo podía haber “consecuencias a la integridad del cliente” o a la suspensión indefinida del negocio.

Ayer por la tarde se revisaron 34 establecimientos, según dijo, de los cuales 30 fueron notificados por no cumplir con los debidos requisitos y 19 recibieron “observaciones” por no presentar licencias, permisos o cartas de salubridad.