Sinaloa.- La Secretaría de Seguridad Pública de Culiacán detuvo a cuatro agentes que presuntamente entregaron a 20 jóvenes a un grupo armado, la noche de este miércoles en la colonia CNOP de esta capital, informó La Jornada.

La noticia trascendió luego de que circuló un video en que se observa a los agentes detener a los jóvenes y después, cuando llegan hombres vestidos de civil y armados con fusiles automáticos en camionetas de modelo reciente, se los entregan o permiten que éstos los detengan y se los lleven.

Víctor Hugo Sánchez Mendieta, secretario de Seguridad Pública municipal, dijo a través de un comunicado que los cuatro agentes detenidos, cuyas identidades no fueron reveladas, admitieron haber cometido el ilícito. Señaló que los policías argumentaron que fueron presionados por los delincuentes, a través de sus familias.

Informó que los jóvenes habían sido detenidos por robo. En el video –en poder del diario El Sol de Sinaloa- se observa que los detenidos son subidos a varias de estas camionetas en presencia de los agentes, quienes se retiran sin mayores problemas.

Los policías detenidos dijeron que fueron amenazados por los grupos delictivos con hacerle un supuesto daño a sus familias, motivo por el cual se sintieron presionados para entregar a los 8 jóvenes al grupo armado.

¿Cómo ocurrió?

Los hechos se registraron aproximadamente a las 20:00 horas del miércoles pasado, afuera de Tortillería y Cremería Lidia, que se encuentra ubicada sobre el bulevar De las Minas, esquina con la avenida Adolfo Ruiz Cortines, en Culiacán.

En el video se podía observar a agentes de la Policía Municipal, quienes presuntamente habían acudido al lugar para detener a varios jóvenes.

También se veía a más de 20 sujetos que portaban armas largas y pecheras portacargadores, quienes empezaron a esposar a los jóvenes frente a la mirada de los agentes.

Los sujetos juntaron a los jóvenes en la banqueta afuera de la tortillería y continuaron esposando a los que faltaban.

Unas camionetas de modelo reciente se estacionaron en doble fila sobre el bulevar, frente a decenas de testigos que pasaban por el lugar. Uno a uno, los sujetos subieron a las víctimas a las unidades de lujo.

En ese instante, los agentes se subieron a la patrulla y se retiraron del lugar. Otra patrulla más pasó por el lugar, pero por el carril contrario sin detenerse.

Con información de La Jornada y Vanguardia