Temixco, Morelos.- Como parte de un programa de proximidad social impulsado por la Comisión Estatal de Seguridad (CES) de Morelos, elementos especializados de la Unidad Policía Montada atienden cada mes con sesiones de equinoterapia a unos 60 niños.

La oficial Nayeli Pedroza Abarca es la encargada de dirigir este programa que define con dos palabras “mi pasión”.

“Es mi pasión. Yo soy la responsable del programa de Equinoterapia Mando Coordinado con sede en el municipio de Temixco, Morelos. Aquí atendemos a una población, hasta este momento, de 60 niños.

“Nace con la necesidad de desarrollar un programa de proximidad social, que todos los niños con alguna limitación física o discapacidad cuenten con un servicio de equinoterapia de manera gratuita”, expresó.

Cada mes los policías que forman parte de este programa, apoyados por personal del Sistema DIF municipal de Temixco, brindan entre 270 y 350 terapias.

Los pacientes provienen de los municipios de Miacatlán, Xochitepec, Emiliano Zapata, Cuernavaca y Jiutepec, además de Temixco.

La Licenciada Nayeli, como la conocen los papás y mamás de los niños, creció rodeada de caballos. Fue ella quien impulsó el programa al interior de la CES y quien se ha especializado en la materia.

“Soy policía segundo de la Unidad Policía Montada; soy equinoterapeuta de vocación; tengo dos licenciaturas, una en Educación, otra en Pedagogía; una especialidad en Profesionalización de la Enseñanza y dos cursos a nivel neurológico de coaching asistido con caballos; a través de la Comisión me han dado esa pauta de crecer a nivel profesional”, dijo.

De los 32 caballos que integran la Policía Montada de Morelos, cinco están dedicados a trabajar con niños con diversos síndromes y mujeres violentadas.

“Es una terapia de alternativa complementaria porque aquí a todos los niños permiten trabajar todos los músculos a través de la postura, se desarrolla un proceso de sinapsis neural, la equinoterapia no solamente es de subir al niño al caballito, pasearlo, simplemente eso, no, nos enfocamos en más, cada niño tiene diseñado un plan de trabajo, de acuerdo a sus necesidades y esas son las necesidades que tenemos que sacar adelante con el propósito y la intención de ayudar a mejorar la calidad de vida en ellos.

“Tenemos niños desde los seis meses hasta los 35 años, tenemos niños con Down, Autismo, Asperger, síndrome de Rett, síndrome de West, síndrome de Lennox-Gastaut, problemas de psicomotriz, problemas de lenguaje, de aprendizaje, parálisis cerebral, mujeres con problemas de violencia y niños en situación de calle”, dijo.

Con estas sesiones gratuitas, familias de Morelos evitan pagar los 500 pesos que en otros sitios cuestan las que son particulares.