Chilpancingo, Guerrero.- Policías estatales se instalaron en paro laboral indefinido para exigir la destitución del Secretario de Seguridad de Guerrero, Pedro Almazán Cervantes por diversas “irregularidades”, el pago mensual de un bono de riesgos e incremento salarial.

Desde las ocho de la mañana de este jueves, cientos se concentraron en el Cuartel Central en Chilpancingo, y utilizaron patrullas de la Fuerza Estatal para cerrar el acceso principal del lugar.

El paro laboral inició desde hoy aún, pese a las movilizaciones que se esperan hoy en la capital del estado por parte de organizaciones sociales y la Coordinadora Estatal de Trabajadores de la Educación (CETEG) y a 20 meses de la desaparición de los 43 normalistas de Ayotzinapa.

El Cuartel Central de la SSP está ubicado a unos metros del crucero del municipio de Chichihualco, al norte la ciudad, y además solicitaron la presencia de autoridades estatales para atender diversas demandas.

Policía Estatal

Entre las exigencias de los cientos de elementos policíacos está  la destitución de Almazán Cervantes, quien en ocasiones anteriores ha sido acusado de irregularidades mediante comunicados de los policías.

También exigen un pago de mensual de riesgo, pues argumentaron que “sin ninguna explicación” les fue retirado desde hace 6 meses, es decir, con el inicio del gobierno de Héctor Astudillo Flores.

“Solicitamos también el aumento de viáticos, franquicias normales sin acuartelamiento y que se dote el equipo adecuado pues nos dan uniformes de mala calidad y así nos mandan a trabajar”, explicó uno de los policías estatales.

Advirtieron que de no ser atendidas las demandas, no saldrán a trabajar y resguardar los inmuebles como el Congreso del Estado y el Palacio de Gobierno que han sido blindados los últimos días para evitar protestas mayores de maestros de la CNTE.

Los policías en paro laboral permanecen en el patio central del Cuartel en espera de una respuesta.