México.- El jefe de policía de la ciudad de Galveston se disculpó luego de que dos agentes blancos montados a caballo escoltaron por las calles de Galveston, Texas, a un hombre afroamericano esposado y amarrado con una cuerda.

Las fotos del incidente ocurrido el sábado se viralizaron en redes sociales. Los policías esposaron a Donald Neely, un hombre de 43 años, y ataron una soga a las esposas. El hombre acababa de ser detenido por sospecha de invasión de propiedad privada.

“Esta es una técnica para la cual la policía está adiestrada y es óptima en algunos casos, como para controlar multitudes", explicó el jefe policial Vernon Hale en un comunicado. Sin embargo, los policías “en este caso exhibieron un juicio equivocado y podrían haber esperado a que llegara un modo de transporte al lugar del arresto”, agregó. Enfatizó que el departamento “cambió inmediatamente la norma” para que ese tipo de incidentes no vuelva a suceder.

Neely quedó libre tras el pago de fianza. Su teléfono no está registrado y no fue posible pedirle comentarios.

Hale dijo al diario The Galveston County Daily News que él habla regularmente con sus agentes sobre cómo sus acciones afectan la percepción que tiene la gente del departamento.

“Hay que ser conscientes de las imágenes que proyectamos”, dijo. “Hablamos sobre eso cuando hablamos sobre el empleo de la fuerza, cuando hablamos sobre la persecución de vehículos. Francamente, jamás lo hubiera soñado en el contexto de los agentes montados”.

Mary Patrick, presidenta de la sección de Galveston de la organización defensora de los derechos civiles de las minorías NAACP, dijo que el departamento tenía la obligación de explicar públicamente las acciones de los agentes. Posteriormente, Patrick dijo que habló con Hale y que el jefe tenía el apoyo de la NAACP.