Acapulco, Guerrero.- El síndico del Ayuntamiento de Acapulco, Javier Solorio Almazán hizo un llamado para “que a la brevedad se haga una propuesta y se nombre al nuevo secretario de Seguridad Pública, porque aunque la gran mayoría de los policías son padres de familias, son gente que quieren a Acapulco, pero han sido amenazados  por el crimen, afirmó.

Esta mañana en su ya tradicional conferencia de los miércoles, dijo que “necesitamos un secretario  que conozca verdaderamente las condiciones de seguridad, de violencia y delincuencia de los polígonos en Acapulco”, planteó el edil morenista.

Expresó que los ediles seremos muy rigurosos de que la nueva propuesta “cumpla con el perfil  para este importante cargo”.

“Es importantísimo tener ya un secretario de Seguridad pública por varios motivos: entre otros, por el tema del Fortaseg, porque ya se tiene que ir con el Sistema Nacional de Seguridad Pública, para ver qué se necesita en temas de seguridad y ver qué es lo que se va comprar este año”.

Al referirse a la renuncia del anterior secretario de Seguridad Pública, Ofelio Romualdo, dijo que por primera vez había un encargado de la seguridad del puerto que generaba consenso entre todas las fracciones partidistas.

Comentó que “se le hizo increíble cuando regidores del PRI, del PRD, de MORENA, expresaron que estaba haciendo un muy buen trabajo”, en referencia al último informe de resultados que presentó al Cabildo, el ahora exencargado de despacho de la SSP.

Dijo que le causó sorpresa la renuncia en días pasados del comandante Ofelio Romualdo, y  pues recordó que cuando se quedó al frente de la alcaldía  -cuando la alcaldesa Adela Román Ocampo, tuvo que ausentarse por cuestiones de trabajo-, “tuve una estrecha relación con el comandante Ofelio Romualdo Aguilar Carmona, pues me reunía con él dos o tres veces por día y en cada momento me informaba lo que estaba haciendo”.

Hizo referencia a que “por primera vez la secretaría municipal estaba opacando el trabajo de la policía estatal, en esa semana que estuve al frente vi excelentes resultados y mucha gente de la sociedad así lo vio, por eso fue sorprendente cuando el otro día de repente, presentó la renuncia”.

El síndico Javier Solorio señaló que “la secretaría de seguridad pública en Acapulco siempre ha sido un foco rojo  y ha sido un problema para los acapulqueños”.

 Recordó que “hace 10 años había un cartel muy fuerte en Acapulco, todos los saben y estaban involucrados prácticamente todos los órdenes de gobierno y ahí está (como ejemplo) García Luna,  que estaba vinculado a todos estos personajes.

“Imaginen si eso estaba pasando a nivel nacional, qué no pasaba a nivel municipal y estatal, acaso no se coludió el gobernador de ese entonces, -que era Zeferino-, porque no quiso decir, ni hacer nada. Fue el tiempo en que se le abre la puerta al crimen organizado y hubo involucrados varios presidentes municipales”, observó.

También comentó que ahora como síndico, ha  tenido la oportunidad de reunirse con  los que trabajan en la Secretaría de Seguridad Pública y “se da cuenta que la gran mayoría de los trabajadores son padres de familias, son gente que quieren a Acapulco,  sin embargo, desde aquel entonces estuvieron sojuzgados y ni siquiera podían ponerse en contra porque quien se ponía en contra terminaban en una  esquina baleados”.

Por último, manifestó que el gobernador del estado es el encargado de la seguridad de todo el estado,  y que “también le debe interesar el tema y debemos estar en armonía los tres órganos de gobierno respecto al secretario  de la seguridad pública de Acapulco”.

Refirió que la ley señala que al titular de la policía lo aprobamos los ediles, pero debe de tomarse en cuenta a la federación y al gobernador del estado”.