Ciudad de México.- A los policías auxiliares de la Ciudad de México no les importó que seis de sus compañeros fueran remitidos antier por la Dirección de Asuntos Internos por decomisar su mercancía a #LadyTacosDeCanasta. Hoy, otros uniformados desalojaron a una anciana vendedora de hierbas en el Centro Histórico de la Ciudad de México.

La historia se difundió después de que la usuaria @rosariomelusina denunció en su cuenta de Twitter que estaba entre las calles El Salvador e Isabel La Católica en el momento en que “policías granaderos” estaban levantando a una señora mayor que vende yerbas.

En otro tuit adjuntó una fotografía donde se ve a la señora llorando y escribió: “La señora tiene una crisis. La policía presiona”. En uno más, junto a otra foto, redactó: “Tratamos de impedir que la quiten. La policía nos amedrenta”. Luego señaló: “Le están robando sus yerbas”. En otro tuit, al que añadió una fotografía de un policía sonriendo, indicó: “Los policías se ríen y se llevan las yerbas”.

En otra publicación añadió: “Miren el operativo contra las personas que están vendiendo yerbas y flores en la banqueta”. Luego, publicó otra imagen donde se ve a la señora muy afectada por los hechos, y apuntó: “La gente consolando a la señora y dándole monedas. La dejaron sin nada y le pegaron”.

En otro más, adjuntando otras dos fotografías de policías riéndose y de otros llevándose la mercancía, escribió: “Todo se perdió. Todos estamos muy enojados. Muy enojados. Hay gente llorando de rabia”. Finalmente, tuiteó: “Los odio”.

Al respecto, la coordinadora de la Autoridad del Centro Histórico, Dunia Ludlow, respondió en su cuenta de Twitter @DuniaLudlow: “En este caso particular los elementos afirman que no se le decomisó la mercancía a la Señora (la del carrito) solo se le pidió que se retirara. De cualquier forma, por instrucciones del secretario ya se está corroborado que no haya ningún abuso de autoridad”.

En otro tuit, redactó: “No se arrestó a la señora y tampoco se le decomisó la mercancía. Atrás de la mayoría de los comerciantes hay liderazgos que les cobran por vender. Con ellos se han dialogado para retirarse de zonas prohibidas porque se les dieron plazas, como es el caso, desde varias admones”.

La denuncia tuitera generó todo tipo de reacciones, desde quienes condenaron el hecho, hasta quienes se organizaron para cooperar con dinero para ayudar a la señora o a cualquier persona que sufra abusos policíacos.