Chilpancingo, Guerrero.-Ante la negativa del titular de la Secretaría de Seguridad Pública, Pedro Almazán Cervantes, de acatar las recomendaciones emitidas por la Comisión de Derechos Humanos del Estado de Guerrero (CDHEG), policías estatales despedidos llevaran e su queja por despido injustificado a nivel nacional.

En conferencia de prensa, el grupo de policías que fue dado de baja a finales del mes de mayo tras encabezar una serie de protestas, informaron que las autoridades de seguridad pública han hecho caso omiso de las recomendaciones por la violación a sus derechos humanos.

En la explanada de la CDHEG en Chilpancingo, los policías adelantaron que a partir de este jueves iniciarían los procesos legales para que la Comisión Nacional de Derechos Humanos retome su caso y se hagan las observaciones necesarias a las autoridades de justicia.

“Sabemos que se violaron nuestros derechos humanos con las acciones que tomó el gobierno y por ello vamos a insistir a que se cumplan las recomendaciones”, indicó uno de los policías dados de baja.

Entre otros temas, afirmaron que por ley las autoridades de Guerrero están obligadas a reinstalar al grupo de 176 policías que fueron dados de baja a finales del mes de mayo.