México.- Decenas de encapuchados protestaron en la representación del gobierno de Jalisco contra el homicidio de Giovanni López, ocurrido en esa entidad.

Para contener la protesta alrededor de la representación del estado de Jalisco, los agentes policíacos construyeron una valla metálica de 54 hojas de 3 metros de altura por 1.20 metros, detrás de las cuales se encontraban unas 50 mujeres policías con escudo y casco del grupo de SSC conocido como Ateneas.

En la contención, participaron casi 300 agentes de la Policía Metropolitana de la Secretaría de Seguridad Ciudadana de la Ciudad de México que realizaron dos líneas de choque con las que lograron replegar a alrededor de 150 manifestantes, vestidos de negro y embozados, que armados con piedras, palos, aerosoles, bombas molotov, martillos y mobiliario como tubos de señalizaciones y bicicletas pretendían causar destrozos a la casa Jalisco, ubicada en Campos Elíseos y Rubén Darío, en la colonia Polanco en Miguel Hidalgo.

Los manifestantes llegaron alrededor de las 16:40 de la tarde pero no esperaban la presencia policiaca que los repelió con la estrategia de dos líneas de contención hasta replegarlos.

Los manifestantes lanzaron piedras palos aerosoles mientras los uniformados seguían caminando hacia delante para sacarlos hacia la avenida Mariano Escobedo.

Sin embargo, una mujer policía, del agrupamiento Ciclón, resultó herida del lado izquierdo del cuello al recibir el proyectil de una piedra que lanzó uno de los manifestantes, y otro elemento policiaco resultó descalabrado.

Aunque los efectivos de la SSC repelieron a los manifestantes, a quienes encapsularon sobre Campos Elíseos hasta sacarlos a la avenida Mariano Escobedo, no hubo ningún detenido.

Los jóvenes de alrededor de 30 años finalmente se desperdigaron en la calle Gutenberg.

Antes de llegar a la casa Jalisco, durante dos horas y media realizaron destrozos en sucursales bancarias ubicadas en las inmediaciones de la embajada de Estados Unidos.

Sobre paseo de la Reforma utilizaron dos bicicletas Dezba para romper los cristales de Citibanamex, ubicada frente a la fuente de la Diana Cazadora.

Otros de los sujetos arrancaron dos tubos metálicos con señalizaciones para derribar las vallas metálicas que protegían justo a la fuente de Diana Cazadora.

Momentos antes ya habían causado saqueos y destrozos en tiendas de conveniencia sin que hubiera ningún tipo de presencia policiaca.

Rompieron a su paso los cristales de sucursales bancarias y tiendas de conveniencia ubicadas en las calles de Río Tíber, Río Danubio, Río Nazas y Río Lerma.

De un Oxxo sacaron botellas de tequila y jugos para beber, así como frituras, pero los manifestantes no realizaron ninguna consigna y sólo al llegar a la casa Jalisco dejaron una pinta en la que se leyó "Giovanny no murió" (sic).

Antes de llegar a Mariano Escobedo sobre Campos Eliseos los manifestantes rompieron también ventanales y puertas de cristal de los edificios de departamentos, mientras realizaron las pintas: "cómo se ve el hambre desde su balcón", "fuego a la burguesía", "fachos" y "para que seas rico hacen falta mil pobres".

Tampoco pudieron entrar a la embajada de Estados Unidos ni derribar las vallas metálicas de más de 2 metros de altura, pero detrás se encontraban uniformados que solamente activaban los extintores.

La vigilancia policiaca permaneció hasta la hasta después de las 19:30 de la noche en espera de indicaciones de los mandos superiores.

Personal de limpia, sin guantes y la mayoría sin cubrebocas, recogió los cristales rotos de los edificios de departamentos de Campos Elíseos, así como los botes de aerosol y piedras que quedaron afuera de la casa Jalisco.

Con información de La Jornada