El reportero del periódico Novedades Acapulco,  Martín Méndez Pineda, acudió este día a la Comisión  Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), a presentar una queja por la agresión que sufrió este lunes de agentes de la Gendarmería cerca de la preparatoria 17 en la avenida Ruiz Cortínez, mientras cubría un accidente automovilístico.

Martín Méndez relató ante la delegación de la CNDH cómo fue la agresión de la gendarmería.

“Se molestaron cuando nos vieron llegar a cubrir el choque que ellos tuvieron con un particular. Ambos carros estaban tirando mucha gasolina y corría el riesgo de incendiarse”, explicó Ménde Pineda.

Agregó que cuando quisieron tomar fotografías los gendarmes se lo impidieron “y se enojaron al grado de que nos empezaron agredir quitándonos nuestras cámaras fotográficas, pero no nos dejamos porque estábamos cumpliendo con nuestro trabajo”.

Explicó que durante la cobertura le dijo a su compañero que “por lo menos le echaran tierra o agua a la gasolina que se estaba regando, porque olía demasiado”; sin embargo, un agente escuchó el comentario y le mencionó que ya le habían echado agua y tierra.

Aseguró que sólo se rio con su compañero, entonces otro agente le preguntó que de qué se reía, pero no respondió nada por seguridad y educación.

Ante eso, el agente le advirtió: “así como te estás riendo horita, así nos vamos a reír de ti”, entonces los empezaron a agredir con empujones y amenazar  con sus armas.

El reportero recordó que tuvo que intervenir la gente que estaba en el lugar para que ellos pudieran salir de la zona.

Contó que los agentes federales los persiguieron en la patrulla 16218 por la avenida Cuauhtémoc y cuando los alcanzaron les pidieron sus identificaciones y las cámaras, pero otra vez se fueron del lugar.

En su querella ante la CNDH el reportero asentó que por los ocurrido tiene temor que los policías tomen represalías en su contra.