La Fiscalía de Guerrero sigue sumando más arbitrariedades cada día, esta vez fue la ciudadana Mariana Bello Carbajal quien fue despojada de su vivienda en la que llevaba habitando 28 años, pero en lugar de que la autoridad judicial la defendiera, su puso en su contra debido a la corrupción de jueces, agentes y ministerios públicos.

Bello Carbajal  ostentaba desde el mes de febrero del año de 1988 la posesión de manera pacífica, y a título de propietaria, el bien inmueble ubicado en la calle Vicente Guerrero número 88, colonia centro en el poblado de Coyuca de Benítez, de donde fue despojada por cuatro personas de nombre: Celina Salas Lemus, Francisco Javier Santiago Salas, Mario Salas Lemus, Elizabeth Santiago Salas.

Por medio de un escrito hecho llegar a esta redacción, narra que llegó a vivir a ese lugar en compañía de su entonces pareja Francisco Javier Santiago Salas. El sitio, dice, era un  terreno inhóspito, lleno de basura, pero se dio a la tarea de hacerlo habitable.

“Ahí construí mi morada, ahí nacieron mis hijas Elizabeth, Viridiana y Celina Guadalupe de apellidos Santiago Bello, y ahí mismo nacieron mis nietos; todo lo anterior lo he acreditado fehacientemente ante las diversas autoridades ministeriales y judiciales con documentales públicas y privadas”.

No obstante, señala, las personas antes mencionadas la denunciaron a ella y sus hijas Elizabeth y Viridiana y a sus esposos Emilio Nahin y José Miguel, del delito de despojo, sin tener ellos ningún derecho sobre el bien inmueble, en la  Agencia Investigadora Especializada, iniciándose la Indagatoria número TAB/DES/03/0049/2016.

Por actos de corrupción, pues la Fiscalía de Despojo se coludió con los denunciantes, la indagatoria fue consignada al juzgado tercero de primera instancia del ramo penal, cuyo titular radicó la causa penal 13-3/2017, “liberando indebida e ilegalmente orden de aprehensión, al dejarse sorprender por la conocida socialmente por corrupta Fiscalía”.

Refiere que el día 11 de junio del año en curso, se dictó un auto de libertad al considerar que no se  encuentra acreditado el delito por el que fue denunciada, luego de que el juzgador hiciera un análisis acucioso, y negara la inexistencia del ilícito de marras.

A pesar de no existir tal delito, por el que se le denunció, y aprovechándose de la orden de aprensión liberada en contra de Bello Carbajal, el día 30 de mayo del presente año, los demandantes apoyados por agentes corruptos de la policía ministerial, contratados, obligaron a la familia de Mariana Bello a abandonar provisionalmente el domicilio.

Esta situación fue aprovechada para que los denunciantes se introdujeran al predio, el día dos de junio del presente año, rompiendo las puertas de la casa y apoderándose de todos los muebles que se encontraban en la vivienda. Cambiaron las chapas y utilizando material de herrería instalaron una barda, para impedirle recuperar su posesión.

Bello Carbajal, explica que en la agencia ministerial de Coyuca de Benítez puso una denuncia por el robo calificado por parte de Celina Salas Lemus, Evencio Cristóbal Santiago Salas, Mario Salas Lemus y Elizabeth Santiago Salas, radicándose la carpeta de Investigación número 12030360100148020617, que se encuentra en periodo de investigación.

Indica que ha pedido audiencia para imputarles a dichos incriminados el delito de robo calificado y lesiones, ante el juez de control, pero le ha sido ignorada.

Refiere  que por la manera aviesa y corrupta de los fiscales que llevaron a cabo la investigación “tuve que acusarlos ante la Comisión de los Derechos Humanos, en la queja número CRA/166/2017-I”.

Señala que también denunció a Celina Salas Lemus, Evencio Cristóbal Santiago Salas, Mario Salas Lemus y Elizabeth Santiago Salas en la agencia especializada en despojo, pero al igual que los fiscales de Coyuca de Benítez, estos funcionarios ministeriales “especializados”, se han encargado de proteger a los delincuentes y causarle daño, por lo que, presentó otra queja en la Comisión de los Derechos Humanos del Estado, registrada con el número CRA/167/2017-I.

Mariana Bello Carbajal lo único que pide es que se le dé tramite a la demanda que interpuso contra el grupo de delincuentes que le arrebató su patrimonio y se valoren los diversos medios de prueba ofertados donde se demuestra todo el daño que le han causado, debido a la colusión entre despojadores y la corrupción de autoridades ministeriales.