México.- Tres personas fueron detenidas este jueves en el interior del Campo Militar No. 37-D, Santa Lucía, en el Estado de México. Los individuos fueron sorprendidos efectuando levantamiento de video sin la autorización correspondiente.

La Secretaría de la Defensa Nacional mediante un comunicado informó que los hechos ocurrieron cuando los tres varones a bordo de un vehículo civil ingresaron al Campo Militar.

Dos de los sujetos se identificaron como militares en situación de retiro, argumentando que acudirían al servicio médico. Sin embargo, continuaron su movimiento y en un segundo filtro de seguridad, indicaron que se dirigían a instalaciones de un plantel educativo militar. En ambos casos esto era falso.

Lo anterior, se corrobora toda vez que en un tercer filtro, personal militar detectó a los tres individuos efectuando levantamientos de video.

Las tres personas emprendieron la huida cuando se les pidió que se identificara. A los tres se les interceptó aproximadamente a 200 metros de dicho lugar. Estos hechos permitieron identificar a los militares retirados en posesión de dos armas de fuego. Las arman eran propiedad de una empresa de seguridad privada, así como a un tercer individuo, quien se identificó como reportero de un medio de comunicación.

Por lo anterior, de conformidad con la ley y en un marco de respeto a los Derechos Humanos, se procedió de inmediato a trasladarlos a la puerta de acceso principal. Este acceso corresponde al mismo Campo Militar No. 37-D.

Enseguida fueron puestos a disposición de agentes de la Fiscalía General de Justicia del Estado de México. Dicha Fiscalía, en su calidad de investigadora, resolverá su situación jurídica.

La Secretaría de la Defensa Nacional es respetuosa de la libertad de expresión y trabajo periodístico de los comunicadores, así como la libre manifestación de las ideas a través de los medios de comunicación.

Sin embargo, es preciso destacar que las instalaciones militares son propiedad federal y de acceso restringido y las personas que ingresan a dichos campos, lo hacen con un propósito definido y con la autorización correspondiente.

En el caso del Campo Militar No. 37-D, perteneciente a la Sedena, se albergan instalaciones que tienen un carácter estratégico.

La afectación pondría en riesgo la vida de las personas que ahí laboran, así como de la población civil aledaña, razón por la cual todo individuo que intente ingresar a las áreas no autorizadas, debe ser plenamente identificado.

La Sedena invita a la población civil en general, para que cualquier petición de ingreso a los campos militares, se haga mediante los canales oficiales de comunicación, conforme lo dispone el Art. 8. constitucional.