La petrolera estatal venezolana Pdvsa, compró por primera vez petróleo a los Estados Unidos, al adquirir en enero un cargamento de 550 mil barriles al West Texas Intermediate (WTI), a través de su filial en Estados Unidos, Citgo Petroleum.

El objetivo de esta compra era diluir el petróleo importado con crudos pesados venezolanos, a fin de aumentar su valor en los mercados.

La dilución se llevará a cabo en la refinería de Curazao, que opera Pdvsa.

El hecho no tiene precedentes, pues durante 100 años de actividad petrolera el gobierno venezolano no había necesitado importar crudo; sin embargo, desde 2014, Pdvsa ha encargado despachos desde Argelia, Nigeria y Angola.

Desde ese mismo año, ha necesitado importar gasolina desde los Estados Unidos para su abastecimiento interno.

Además, el gobierno estadounidense levantó la prohibición de exportar crudos desde Estados Unidos en diciembre de 2015; una restricción que había estado vigente durante 40 años.

Actualmente, se calcula que Venezuela produce 2.7 millones de barriles de petróleo diariamente, aunque en su mayoría se trata de crudos medios y pesados, de menor valor en el mercado.

Con información de El País