#Ciencia y tecnología

¿Por qué dicen que este chip de teléfono cambiará tu vida en 2019?

Este procesador será el que acompañe a muchos de los teléfonos más potentes del próximo año.

Por Redacción, 2018-12-06 10:24

México.- En algunas aspectos, la telefonía móvil se parece mucho a la informática tradicional. Un claro ejemplo: aunque existen muchas marcas de ordenadores, la mayoría suele utilizar procesadores fabricados por una única compañía, Intel. En telefonía móvil existen también docenas de marcas pero con bastante frecuencia la mayoría acaba recurriendo a los mismos procesadores, fabricados por la compañía estadounidense Qualcomm.

Y Qualcomm acaba de presentar precisamente el que será la estrella de su catálogo en 2019, el Snapdragon 855. Este procesador será el que acompañe a muchos de los teléfonos más potentes que veremos el próximo año, un chip que se colará en las entrañas de los smartphones de Samsung, Huawei, Sony Mobile o LG.

El procesador Snapdragon 855 promete ahorrar en consumo energético y duplicar la potencia de cálculo o triplicar la velocidad de las funciones que dependen de algoritmos de aprendizaje máquina e inteligencia artificial, como la realidad aumentada o la inteligencia artificial. Permitirá que los juegos en pantalla tengan más resolución y gráficos más vistosos y que los teléfonos consuman menos durante su funcionamiento y abrirá la puerta también a mejores aplicaciones de fotografía móvil con nuevas técnicas de captura y tratamiento de imagen.

De cabeza al 5G

Pero lo realmente importante del 855, según ha explicado Qualcomm, es que será el procesador encargado de llevar la telefonía móvil a las redes de quinta generación.

Aunque se suele pensar en este componente como un procesador, en realidad es mucho más. La pequeña pastilla, del tamaño de un sello, incluye también, por ejemplo, los módem que se encargan de “hablar” con las antenas de telefonía cercanas, y el 855 será el primero capaz de hablar de forma nativa con varias de los estándares 5G que comenzarán a funcionar el próximo año.

5G supondrá un alivio para las sobrecargadas redes de telefonía actuales. Permitirán que más personas puedan conectarse a las mismas antenas, por ejemplo, aliviando la congestión en conciertos, estadios o grandes núcleos urbanos. Aumentará la velocidad a la que se transmiten los datos, también.

Pero lo más interesante es que reducirá drásticamente la latencia, es decir, el tiempo que tarda la señal en viajar desde un origen a su destino. Esto permitirá que las conexiones móviles comiencen a usarse en todo tipo de nuevas aplicaciones comerciales e industriales, como el entretenimiento en tiempo real, la conducción remota o el control de los diversos sistemas que componen una fábrica o una ciudad inteligente.

Verizon y AT&T, dos grandes operadoras estadounidenses, comenzarán a ofrecer en 2019 las primeras conexiones comerciales en fase de pruebas. En España operadoras como Vodafone o Movistar también han empezado ya a desplegar las primeras redes y pruebas piloto.

Sensores que dejan huella

Junto al nuevo chip y los planes de despliegue de redes 5G, Qualcomm anunció también nuevos sensores que los fabricantes de telefonía podrán incorporar en sus teléfonos. Uno, en especial, llama la atención.

Qualcomm ha creado el primer lector ultrasónico de huellas dactilares que puede instalarse bajo la pantalla del teléfono. Este sensor emite ultrasonidos con los que es posible obtener una imagen con relieve de la huella dactilar del usuario, y compararla con la registrada como perteneciente al dueño. Gracias a él, será posible dedicar todo el frontal del teléfono a la pantalla, eliminando los marcos.

Algunos teléfonos lanzados este año al mercado, como el Huawei Mate20 Pro, incluyen ya sensores de huellas dactilares bajo la pantalla, pero limitan la tecnología de pantalla que pueden usar los dispositivos y no tienen el mismo nivel de precisión que será posible alcanzar con la tecnología ultrasónica. Los rumores apuntan a que el primer móvil que lo usará será el Galaxy S10 de Samsung, que debería salir al mercado en la primera mitad del año 2019.

#Ciencia y tecnología

Hallan fósil del extinto león marsupial

Fue un marsupial carnívoro que se movía con la ayuda de una cola fuerte y vivió en la etapa del Pleistoceno.

Por Redacción, 2018-12-13 11:43

México.-Un equipo de investigadores halló un fósil casi completo del extinto “león marsupial” de Australia, un animal que tenía un peso estimado de más de 100 kilos, según un estudio publicado hoy en la revista especializada Plos.

El “Thyalacoleo carnifex”, que fue un marsupial carnívoroque se movía con la ayuda de una cola fuerte, según los expertos, vivió en la etapa del Pleistoceno, es decir, hace entre más de dos millones de años y 11 mil 700 años.

Gracias a los últimos hallazgos, un equipo liderado por Roderick Wells, de la Universidad de Flinders en Australia, pudo reconstruir todo el esqueleto de este animal por primera vez.

“El ‘Thyalacoleo’ era diferente a cualquier animal vivo en la actualidad. Los paleontólogos han intentado durante mucho tiempo interpretar su estilo de vida a partir de restos incompletos”, indicaron los investigadores.

#Ciencia y tecnología

Mito que comer poco vuelve a tu estomago más pequeño: expertos

Tu estómago es capaz de regresar a su tamaño natural después de un banquete. Pero no continuará haciéndose más pequeño, incluso si empiezas a comer menos con el tiempo.

Por Redacción, 2018-12-13 11:38

México.-Si dejas de comer, ¿es posible que tu estómago se vuelva más chico y te empieces a llenar con menos comida? Pues no… odio tener que dar mala noticias, pero esto es sólo un mito, según WebMD.

Creo que todos hemos escuchado o leído ese rumor de que cortar nuestras calorías causa que nuestro apetito se reinicie y, con el tiempo, el elástico estómago podría hacerse más pequeño de manera natural.

Si suena como algo ridículo… es porque lo es. Sí, el estómago es muy elástico y puede cambiar de tamaño para digerir una comida grande que nos evitará el hambre. Algo de lo que actualmente no tenemos que preocuparnos tanto, pero en la época prehistórica, era muy importante.

¿Pero hacerse más pequeño? Tu estómago es capaz de regresar a su tamaño natural después de un banquete. Pero no continuará haciéndose más pequeño, incluso si empiezas a comer menos con el tiempo.

Si comer menos fuera lo único que necesitáramos para reducir el tamaño de nuestro estómago, se entendería que las personas con peso normal tendrían bolsas de alimentos más pequeñas que las personas con sobrepeso. Pero ese no es el caso, según los hallazgos publicados en la revista Gastroenterología. Independientemente de cuánto pesemos, el estómago de todos es casi del mismo tamaño.

Si aún eres escéptica, ponte a pensar en esto: tu cuerpo fue diseñado para ingerir suficientes calorías para mantenerlo en funcionamiento, incluso en momentos de escasez. Por lo tanto, tu estómago no se va a encoger si comes menos.

De hecho, la mayoría de nosotros tendemos a sentir más hambre cuando reducimos nuestraingesta calórica. Esto sucede porque tu cuerpo empieza a pensar que te estás muriendo de hambre. Así que obtienes múltiples respuestas fisiológicas y hormonales para intentar volver a tu peso.

Tu sistema se inunda con la hormona del hambre, grelina, lo que hace que la comida sea aún más difícil de resistir. Al mismo tiempo, la temperatura de tu cuerpo y la tasa metabólicadisminuyen en un intento por conservar energía.

Disminuir drásticamente tus porciones no sólo no encogerá tu estómago, sino que podría volverse un arma de doble fila. Y si logras perder unos cuantos kilos de más, te aseguro que los recuperarás con intereses.

Sin embargo, como sabrás, bajar de peso no es imposible. Pero para hacerlo exitosamente, necesitas bajarle a la comida gradualmente para que tu cuerpo no se aloque y piense que no va a recibir comida nuevamente.

#Ciencia y tecnología

Ciencia descifra enigma genético de los pelirrojos

Este estudio es la mayor investigación genética realizada sobre pelirrojos hasta el momento; en el pasado, investigadores de Escocia intentaron explicar la clave del cabello naranja.

Por Redacción, 2018-12-13 11:24

México.-La ciencia logró explicar el complejo enigma del pelo anaranjado. Hasta ahora se pensaba que para que los niños nacieran pelirrojos era necesario que heredaran dos copias de un gen llamado MC1R, uno de la madre y otro del padre.

El MC1R es un gen recesivo, que no puede manifestarse en presencia de un gen dominante y solo lo hace cuando la persona recibe las copias materna y paterna.

Sin embargo, no todas las personas que heredan el gen MC1R tienen el pelo naranja, por lo que los científicos sospechaban que otros factores jugaban un papel importante.

Un estudio de la Universidad de Edimburgo, en Reino Unido, publicado en la revista Nature Communications, demostró por qué el gen MC1R solo explica una parte del enigma.

Este estudio es la mayor investigación genética realizada sobre pelirrojos hasta el momento; en el pasado, investigadores de Escocia intentaron explicar la clave del cabello naranja.

Entre el 1 y el 2% de la población mundial es pelirroja, pero en Escocia el porcentaje es cercano al 13%, lo que equivale a 650 mil personas, según el proyecto ScotlandsDNA.

Los científicos de la Universidad de Edimburgo examinaron el ADN de casi 350 mil personas, que participaron en el proyecto británico llamado UK Biobank, que reúne información sobre la salud y el genoma de más de 400 mil personas en Reino Unido.

Cuando los investigadores compararon el genoma de pelirrojos con el de personas de cabello castaño o negro, hallaron ocho diferencias vinculadas al color del cabello.

También constataron que algunos genes controlan cuándo MC1R se expresa o no.

Entonces, el pelo anaranjado no es resultado simplemente de un gen recesivo, sino de la compleja interacción de al menos ocho genes.

Rubios y castaños
Además, los investigadores descubrieron diferencias en casi 200 genes asociados a las personas de cabello rubio u oscuro.

Existe un gradiente de color que va desde el negro, al castaño oscuro, castaño claro y rubio y es causado por un número creciente de variantes en esos 200 genes.

Algo que sorprendió a los científicos es que muchas de esas diferencias genéticas están asociadas no a la pigmentación, sino a la textura del cabello. Y otras variantes determinan cómo crece el cabello, es decir, si es lacio o rizado.

Nuestro trabajo desentraña la mayor parte de las variaciones genéticas que contribuye a las diferencias en el color del cabello”, señaló Albert Tenesa, uno de los investigadores del Instituo Roslin de la Universidad de Edimburgo.

Ian Jackson, experto en genética en el mismo centro, afirmó que el trabajo es un ejemplo del “poder de UK Biobank, un estudio genético único de Reino Unido que nos permitió hacer estos descubrimientos”.