#Orbis

¿Por qué Iowa dice poco de la carrera presidencial en EU?

Por Redacción, 2016-02-01 11:19

El agrícola estado de Iowa, que ocupa el centro de atención de Estados Unidos como sede de las primeras asambleas partidistas del proceso político 2016, es un termómetro imperfecto del ánimo electoral en el país.

Con una población blanca superior al 90 por ciento y apenas un 3.0 por ciento de latinos, el estado de Iowa no refleja al mosaico racial y étnico del país y ha perdido su fama como el “gran elector” para convertirse en un simple “filtro” de aspirantes sin posibilidades.

En 2012 el exsenador republicano Rick Santorum, que representa al sector más conservador de los republicanos, ganó las primarias de Iowa, pero fue Mitt Romney, un moderado, quien ganó la nominación de su partido, aunque después perdió la elección general ante Barack Obama.

Aunque Obama ganó allí en 2008 tras derrotar a Hillary Clinton, solo tres políticos que no eran titulares han ganado tanto esas primarias, como la nominación de su partido y además la presidencia en las últimas 10 elecciones.

Las asambleas de Iowa son juntas vecinales donde participan alrededor de 120 mil personas en promedio, aunque algunos proyectan una asistencia récord este año por la presencia del magnate Donald Trump, que ha atraído a votantes que se habían alejado del proceso político.

En contraste con las elecciones tradicionales, donde la gente se inscribe y emite su voto secreto, los “caucuses” son reuniones de debate o conversación, donde los militantes forman grupos de personas que favorecen públicamente a algún candidato alzando la mano.

Aunque marca la primera fecha del calendario político del país, han sido criticadas porque Iowa no es un reflejo fiel de Estados Unidos: Es un estado agrícola, donde temas como el etanol son más importantes que la migración por ejemplo, y es abrumadoramente blanco y evangélico.

Pero desde 1972 han servido al menos de referente, tanto para demócratas como republicanos, para dar visibilidad a aspirantes desconocidos, como Jimmy Carter en 1976 o Mike Huckabee en 2008, aunque solo el primero llegó a la presidencia.

Durante el proceso interno republicano de 2008, el exgobernador de Massachusetts, Mitt Rommey, terminó en segundo sitio y John McCain en cuarto, a pesar de lo cual éste último obtuvo la nominación presidencial aunque fue vencido por Obama en la elección general.

Ocho años antes, George Walker Bush se convirtió en el primer republicano de la historia en ganar tanto la encuesta informal de voto en Iowa, la elección interna del estado, la nominación de su partido y la presidencia, aunque obtuvo una menor votación popular que Al Gore.

Su padre, George Herbert Walker Bush, triunfó en Iowa en 1980 sobre Ronald Reagan, pero fue el carismático exactor nacido en Tampico, Illinois, quien ganó la presidencia. Ocho años después, Bush fue tercero en Iowa pero obtuvo la presidencia, aunque solo un periodo.

La elección de Iowa forma de hecho parte de una triada de comicios celebrados en febrero, que incluyen las primarias de Nueva Hampshire el 7 de febrero y las de Carolina del Sur, donde los republicanos votan el 20 de febrero y los demócratas el día 27.

Expertos coinciden que si bien hay numerosos antecedentes de que Iowa no es el elector definitivo de los presidentes de Estados Unidos, una terminación en buenos lugares en los tres comicios internos puede ser suficiente para amarrar la nominación presidencial.

Es por ello que en el actual ciclo electoral, los candidatos que no ocupan los primeros lugares entre republicanos y demócratas, esperan un resultado digno en Iowa para mantener vivas no sólo sus esperanzas políticas, sino la llegada de recaudaciones de campaña.

En el sector republicano Donald Trump y en el demócrata Hillary Clinton aparecen con las mejores probabilidades de ganar Iowa, pero el resto de aspirantes no requiere ganar, sino mostrar que son competitivos para el resto de elecciones primarias.

Notimex | José López Zamorano

#Orbis

Mueren 3 personas al derrumbarse techo de un bar chino

Unas 260 personas, entre policías y bomberos, llegaron al lugar del accidente para ayudar en el rescate de las víctimas, entre ellas 87 personas heridas.

Por Redacción, 2019-05-20 13:22

México, Notimex.-Al menos tres personas murieron y 87 resultaron heridas esta madrugada al derrumbarse el techo de un bar en la ciudad de Bose, región autónoma de Guangxi Zhuang, al suroeste de China.

El derrumbe del techo del bar, que se encontraba en la parte superior de un edificio de tres pisos sostenido por andamios, se registró a la 01:00 horas locales de este lunes, y en donde cuatro personas quedaron atrapadas entre los escombros.

Unas 260 personas, entre policías y bomberos, llegaron al lugar del accidente para ayudar en el rescate de las víctimas, entre ellas 87 personas heridas que fueron trasladadas al hospital, informó China Plus.

El departamento regional de manejo de emergencias informó este lunes que los rescatistas con la ayuda de perros adiestrados buscaron a cuatro personas que quedaron bajo los escombros, sin embargo no localizaron a personas con vida. Indicó que entre los heridos uno se encuentra en estado crítico, 16 están graves, 17 permanecen en el nosocomio en observación y 53 fueron dados de alta.

China se ha visto afectada por derrumbes de inmuebles, como el que ocurrió la semana pasada en Shangai, y por accidentes industriales.

El jueves pasado se derrumbó un edificio en renovación en Shangai que causó la muerte de 10 personas. En abril pasado la explosión en una planta química en la ciudad de Ulanqab, en el norte de China, causó cuatro muertos y alrededor de 35 heridos.

Un mes antes al menos 78 personas murieron y unas 600 resultaron heridas por la explosión en una planta química en la provincia china de Jiangsu, en el este del país. Este tipo de accidentes son frecuentes en el sector industrial de China, en el que las normativas continúan siendo laxas a pesar de nuevas iniciativas.

#Orbis

Francés condenado a muerte en Indonesia por narcotráfico

El presidente del jurado, Isnurul Syamsul Arif, indicó que tras analizar el caso se determinó que Félix Dorfín fue encontrado culpable de importar narcóticos.

Por Redacción, 2019-05-20 13:18

México, Notimex.-El ciudadano galo Félix Dorfin, de 35 años de edad, quien en septiembre del año pasado arribó al aeropuerto de Lombok con tres kilogramos de droga ocultos en su maleta, fue condenado hoy a la pena capital, una sanción sorpresiva dado que los fiscales habían pedido 20 años de prisión.

En su portal France24 divulgó que la isla turística de Lombok se ubica cerca de Bali, donde es común el arresto de extranjeros por cargos de estupefacientes; sin embargo, Indonesia cuentan con leyes estrictas para este caso, incluido el fusilamiento para narcotraficantes, el cual ya se ha aplicado a algunos infractores de otros países.

El presidente del jurado, Isnurul Syamsul Arif, indicó que tras analizar el caso se determinó que Félix Dorfín fue encontrado culpable de importar narcóticos, con las agravantes de estar implicado con una agrupación internacional de drogas y la cantidad que ocultaba en su maleta, por lo que se le condenó a la pena de muerte.

En espera de recibir una sentencia similar se encuentran presos en Indonesia una mujer de la tercera edad, de origen británico, quien pasaba de contrabando cocaína, y Serge Atlaoui, un francés que fue detenido en 2007.

#Orbis

“Nunca amenaces a un iraní”, responde el canciller a Trump

«Los iraníes se han mantenido en pie durante milenios, mientras que los agresores desaparecieron … ¡Intente con respeto, funciona!», indicó Zari.

Por Redacción, 2019-05-20 13:14

México, Notimex.-El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, respondió hoy a las recientes amenazas del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, sobre que el “fin de Irán”, en caso de guerra, advirtiéndole que “respete” a su país y que “nunca se atreva a amenazar a un iraní”.

A través de su cuenta oficial en Twitter, el ministro de Relaciones Exteriores de Irán rechazó este lunes, lo que tachó como «burlas genocidas» del presidente Trump, y le pidió evitar amenazar a su país, recordándole que los iraníes siempre han salido victoriosos.

«Los iraníes se han mantenido en pie durante milenios, mientras que los agresores desaparecieron … ¡Intente con respeto, funciona!», indicó Zarif, en respuesta a tuit emitido horas antes por el presidente estadunidense, que dice: «Si Irán quiere pelear, ese será el fin oficial de Irán», escribió.

Trump publicó su tweet el domingo por la noche después de un ataque con cohetes en la llamada Zona Verde de Bagdad, donde se encuentran los edificios administrativos del gobierno iraquí y las misiones extranjeras, incluida la embajada de Estados Unidos.

El canciller iraní indicó que el presidente estadunidense estaba siendo «incitado» por lo que llamó «Equipo B», una referencia al asesor de seguridad nacional de Estados Unidos, John Bolton, al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, y al príncipe heredero de Arabia Saudita, Mohammad bin Salman.

“Empujado por el Equipo B, Donald Trump piensa lograr lo que Alejandro Magno, Gengis Khan u otros agresores no consiguieron… El terrorismo económico y las burlas genocidas no socavarán a Irán»”, destacó el funcionario, según un reporte de la agencia oficial de noticias IRNA.

En su segundo mensaje, Zarif agregó que el Equipo B no está haciendo nada, pero está destrozando la diplomacia e incitando a los crímenes de guerra a través de la venta de armas a algunos estados de la región de Medio Oriente e insistió: “Nunca amenaces a un iraní. Prueba a ser respetuoso, ¡funciona!”.

Las tensiones entre Teherán y Washington comenzaron en mayo del año pasado, cuando el presidente Trump anunció la salida de Estados Unidos del acuerdo nuclear de 2015 con Irán, conocido oficialmente como el Plan de Acción Integral Conjunto (JCPOA), y le reimpuso duras sanciones.

Con el aniversario de la salida estadunidense del acuerdo, las tensiones bilaterales aumentaron notablemente, con el endurecimiento de sanciones petroleras de Estados Unidos y el envío de refuerzos militares, incluido el portaaviones USS Abraham Lincoln y un escuadrón de bombardero B-52, a Medio Oriente.